La tabla de surf sustentable se construyó con 28 libras de plástico recuperado de la playa. (ELNUEVODIA.COM)

El deseo de “aportar un poco más a nuestro ambiente”, particularmente a combatir la contaminación del agua, motivó al joven Marcos Daniel Cruz Vicens a crear una tabla de surf con plástico 100% recuperado de las playas de Puerto Rico.

De 24 años, Cruz Vicens creó la tabla como su “proyecto de graduación” en la Escuela de Artes Plásticas y Diseño de Puerto Rico, donde completó un bachillerato en Diseño Industrial, con una concentración menor en Escultura. Ahora –y sin imaginarlo–, figura entre los finalistas de la Vissla + Surfrider Creators & Innovators Upcycle Contest, una competencia internacional que promueve la sustentabilidad ambiental.

“Siempre quise trabajar algo con la sustentabilidad. Como ‘surfer’, he visto muy presente el problema de contaminación de agua… siempre que ‘surfeo’, me encuentro con mucha basura”, dijo a El Nuevo Día.

“Por eso, la idea principal del proyecto, desde mucho antes de la competencia, es recuperar el plástico que llega a nuestras playas y crear un material con el que se puedan hacer tablas de surf y otros productos de deportes acuáticos, de forma que las fábricas que se dedican a esto puedan producirlo”, agregó.

Cruz Vicens contó que, como vive en Vega Alta, todo el plástico de su “tabla de surf sustentable” –como él mismo la describe– lo recuperó en la playa Cerro Gordo.

Demoró dos meses colectando el material. En total, la tabla requirió 28 libras de plástico. Eso se distribuye en 40% de plástico tipo 2, 20% de plástico tipo 1 y 40% de plástico no identificado.

“Tuve que hacer mucha experimentación con el material, porque la tabla requiere especificaciones especiales. Por ejemplo, tiene que ser un material que flote y que sea duro, pero flexible a la misma vez, para que la tabla tenga movimiento. Si el material es muy duro, tiende a partirse”, explicó.

Como parte del proyecto, Cruz Vicens también diseñó “un tipo de horneado y prensado para poder procesar el material y crear unas láminas de plástico para formar la tabla”.

Además, le dio una “forma particular” a la tabla para que “se acoplara a las características del material”. Por ejemplo, tiene un frente redondo, en vez de puntiagudo, y las curvas son “más suaves”.

Cruz Vicens trabaja hace siete años construyendo tablas de surf “tradicionales”, por lo que esa parte del proyecto “fue la más fácil”, dijo.

“El proyecto no fue construir la tabla, sino usar el plástico como material. Todavía soy consciente de que debo seguir investigando diferentes métodos de fabricación para agilizar el proceso de manufactura, porque ahora mismo todo es hecho a mano… es muy artesanal, pero tiramos la tabla al agua y funcionó, flotó”, resaltó.

Invita a que voten por su proyecto

Sobre la competencia como tal, Cruz Vicens precisó que son 10 finalistas y que el premio final “será lo que decidan los auspiciadores”. El ganador recibiría apoyo económico para que siga elaborando su proyecto o “le darían un empujón para llevarlo a otro nivel (comercial)”.

Al momento, la competencia está en la etapa de voto popular. Las personas tienen hasta mañana, viernes, para entrar a la página http://upcyclevote.vissla.com/ y votar por su proyecto favorito. El proyecto del joven boricua aparece como “Daniel Cruz Vicens”.

“Les pido que voten por mi proyecto. Luego de esto, la competencia entrará en la fase del jurado y, para el 26 de octubre, ellos esperan anunciar el primero, segundo y tercer lugar”, dijo.

Cruz Vicens señaló que, independientemente del cuál sea el resultado de la competencia, ya se siente satisfecho pues varias entidades ambientales y académicas le hicieron acercamientos para apoyarlo con su proyecto.

“Me sorprendió, porque puse la información de la competencia en mi página de Facebook y se fue viral. Gente que no me conoce me escribió felicitándome y pidiéndome que saquemos cita para ver cómo echamos el proyecto hacia adelante. Estoy bien contento, porque este es un proyecto que verdaderamente puede contribuir a hacer un cambio bueno para nuestro ambiente y nuestro diario vivir”, puntualizó.