Lo que reveló el estudio, realizado por un biólogo del Instituto Politécnico Rensselaer de Nueva York, fue que el número de artrópodos se había desplomado entre los años 1976 y 2013. (Agencia EFE) (semisquare-x3)
Lo que reveló el estudio, llevado a cabo por un biólogo del Instituto Politécnico Rensselaer de Nueva York, fue que el número de artrópodos se había desplomado entre los años 1976 y 2013. (Agencia EFE)

Los entomólogos y herpetólogos expresaron su preocupación tras la publicación de una investigación que indica que la población de insectos y artrópodos en el Bosque Nacional El Yunque ha disminuido el 60 por ciento en las últimas cuatro décadas.

La preocupación proviene por un estudio recién publicado por la revista científica Proceedings of the National Academy of Sciences, que también indica que el descenso ha llevado a que los animales que estos consumen también hayan mermado y amenazado con complicar su red alimentaria, provocando que no se reproduzcan.

El estudio fue llevado a cabo por Bradford Lister, biólogo del Instituto Politécnico Rensselaer de Nueva York, quien lleva analizando la población de insectos en la isla los últimos 40 años, específicamente la que vive en el bosque tropical El Yunque.

Según aseguró el herpetólogo Alejandro Ríos, esta drástica merma provoca un "impacto negativo" en la ecológica de El Yunque, pues estos animales, además de que son consumidores, también son presas para otros seres que viven en el mencionado bosque, posiblemente ocasionando por extinciones secundarias.

"Un descenso en la población de insectos en El Yunque tiene un efecto cascada o dominó, pues es menos alimento para quienes lo consumen, como otros artrópodos, aves, anfibios y reptiles", dijo Ríos sobre los insectívoros o entomófagos, nombre que se le da a cualquier organismo depredador de insectos.

"Si hay menos alimento, hay menos capacidad para reproducirse", enfatizó el herpetólogo del Centro Integrado de la Universidad del Turabo en Barceloneta.

De acuerdo con Lister, cuando inició su investigación en la década de 1970, calculó el estimado de la población de insectos de El Yunque, así como sus depredadores o insectívoros, aves, lagartijas y sapos.

No obstante, cuatro décadas después, Lister regresó al bosque para calcular nuevamente la población de insectos, así como otras especies de artrópodos, como arañas y ciempiés.

Así, Lister, junto a otros investigadores, ubicaron trampas pegajosas y otras trampas para coleccionar artrópodos en masa y cuantificar la biomasa de estas especies en El Yunque.

Lo que reveló esta investigación fue que el número de artrópodos se había desplomado entre los años 1976 y 2013.

En cuanto a las trampas pegajosas, el índice de animales atrapados decayó un 60 por ciento, mientras que otras trampas solo capturaron entre el 12.5 y 25 % de lo que previamente se había atrapado.

Por su parte, el entomólogo Johnsy Carrión Cabrera, aseguró a Efe que existe una merma en la cantidad de insectos en El Yunque, pero matizó la afirmación de que la población de estos animales en los bosques de la isla ha disminuido un 60 por ciento en las pasadas cuatro décadas.

"Eso es un número bastante alto. Para cualquier especie es un daño y una pérdida sustancial, pero esa parte numérica del 50 0 60 pues no tengo idea de dónde saca eso", dijo el profesor de la Universidad de Puerto Rico, campus de Humacao.

El experto en mariposas detalló que algunos de los insectos que más abundan en la isla son hormigas, cucarachas, caculos (escarabajos), libélulas, cucubanos, mosquitos y moscas.

Ríos, a su vez, mencionó que en El Yunque viven coquíes que se alimentan de termitas, hormigas, insectos de todos los tamaños y formas, pequeñas arañas y hasta de sus propios huevos.

"La merma también ha afectado a los coquíes, no solo en El Yunque, sino en toda la isla, siendo los mas afectados las poblaciones en los bosques de altura", explicó.

Y aunque el estudio solo se limita a la ecología en El Yunque, sus hallazgos prosiguen a tendencias similares encontradas en otras partes del mundo, como una investigación publicada en el 2017 que reflejó que en Alemania la biomasa de insectos disminuyó un 76 por ciento entre los años 1989 y 2016.

Igualmente, según el estudio, las 10 especies más comunes que residen en El Yunque experimentaron pérdidas perjudiciales durante las pasadas cuatro décadas.

Los investigadores revelaron además que lograron atrapar a lagartijas anolis, conocidas como depredadoras de artrópodos.

Sin embargo, los expertos notaron que la densidad promedio de estos animales disminuyó a más de la mitad y que especies de las lagartijas anolis habían desaparecido completamente del bosque.

Otro análisis que estos investigadores tampoco habían publicado era sobre la captura de aves, al indicar que habían disminuido en un 50 por ciento entre los años 1990 y 2005, pero específicamente la cotorra puertorriqueña había desaparecido en casi un 90 por ciento.


💬Ver 0 comentarios