Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Hallan archivos perdidos de la NASA sobre experimentos en la Luna (horizontal-x3)
El científico y astronauta Harrison Schmitt es fotografiado de pie junto a una enorme roca lunar durante la tercera actividad extravehicular del Apollo 17 en 1972. (NASA)

La conquista de la Luna que inició Estados Unidos en 1969 representó un gran logro para el hombre y el desarrollo científico espacial, y es que las diversas misiones que se realizaron al satélite brindaron un conocimiento único y sin precedentes. Sin embargo, no todo fue perfecto.

Los trabajos del Apolo 15 y el Apolo 17 en 1971 y 1972, desarrollaron en el suelo de nuestro satélite un experimento del flujo de calor lunar mediante la perforación de la superficie de más de 6 pies de profundidad, con el fin de observar los posibles cambios en la temperatura.

Toda la información recabada en estas investigaciones se recopilaba en cintas en el Centro Nacional de Datos de Ciencias Espaciales de EE.UU., pero se dio a conocer mediante una publicación del portal Science Alert que solo existían datos almacenados hasta diciembre del 1974, mientras las cintas que contenían los datos de 1975, 1976 y 1977 habían desaparecido.

Ahora se dio a conocer que investigadores estadounidenses lograron localizar los registros perdidos de temperatura lunar del año 1975, así como cientos de registros semanales de los años de 1973 a 1977.

En esta información se especifica contundentemente que durante aquel periodo el calentamiento continuó e incluso aumentó. Además, el calor alcanzó el fondo de los agujeros, lo que permitió suponer que dicho calor provenía de la superficie del satélite, y no de su interior.

Los científicos consideran que el incremento de la temperatura de la Luna fue producido por los propios astronautas cuando abrieron los orificios, ya que con sus maniobras perturbaron la capa superior de la superficie lunar, cuando comenzaron con las excavaciones.

"Las imágenes de los dos sitios de aterrizaje recientemente obtenidas por la cámara de la sonda Lunar Reconnaissance Orbiter muestran que el regolito (la capa superior) en los lugares donde se encontraban los astronautas se oscureció " señalan en el estudio.

Esto quiere decir que, tras la exploración de los astronautas, la superficie lunar se oscureció y comenzó a absorber más calor solar, lo que, a juicio de los científicos, podría explicar el aumento de varios grados de la temperatura en los agujeros.

De esta manera, los astrónomos e ingenieros planean utilizar estos datos a la hora de crear el equipo de próxima generación que aterrizará en la Luna y aprovechar las experiencias de intervenciones anteriores en su superficie, así como los efectos que tuvieron sobre su temperatura.




💬Ver 0 comentarios