La Habana está de aniversario. Le preguntamos al vendedor ambulante Julio César Corso: ¿Que es La Habana para ti? ¿Qué palabra define La Habana? Estas fueron sus respuestas.

La Habana, Cuba - La personalidad de una ciudad depende de la mezcla de su gente, su cultura, su arquitectura y su historia. De todo eso se puede aprender recorriendo sus calles, que es donde mejor se expresa ese cúmulo de sensaciones que hace al viajero conocer el lugar que visita.

La Habana, a punto de cumplir sus 500 años de fundación, cuenta con muchas calles repletas de interesantísimos detalles, aunque caminar sin parar por cinco de ellas, sería suficiente para palpar su mágico ambiente.

El Malecón

Es sin duda uno de los lugares más emblemáticos de La Habana, muy visitado por sus habitantes y quienes hacen turismo en la ciudad. Son habituales los pescadores, que allí dan vida a su gran pasión, y en las noches se convierte en un sitio lleno de vida, pues muchos acuden a su muro en plan romántico, para relajarse con el mar azul o el paso de algún barco, o simplemente compartir entre amigos un trago, escuchar música y refrescarse con la brisa marina.

Se trata de una avenida marítima de seis carriles rematada por una ancha acera y coronada por un muro desnudo que sirve de asiento diariamente a millares de personas, por lo que muchos le llaman popularmente “el sofá de La Habana”.

Su primer nombre fue Avenida del Golfo y su historia comenzó en 1819, cuando se puso en marcha el llamado “ensanche de extramuros”, debido al crecimiento de la ciudad. Sin embargo, no sería hasta 1901 que se iniciaría la construcción del primer tramo desde el Castillo de la Punta y que después de cubrir unos siete kilómetros de franja costera, se terminó en la desembocadura de río Almendares en la década de 1950.

Paseo del Prado

El Paseo del Prado, que actualmente se extiende desde la Plaza de la Fraternidad hasta el Malecón, es una de las calles más conocidas de la capital cubana, y su historia data de 1772, cuando Felipe de Fons de Viela, marqués de la Torre y por entonces capitán general de la Isla, ordenó su construcción.

Fue el primer paseo de extramuros en la ciudad y aunque su nombre oficial es Paseo de Martí, popularmente se le conoce como El Prado por su parecido con el paseo madrileño que corre desde la estatua de Cibeles hasta la estación de Atocha.

Su aspecto actual se debe a las reformas concluidas en 1928 y sus emblemáticos leones –los ocho fundidos con los viejos cañones de la época colonial- fueron emplazados en sus pedestales el primer día de 1929.

En tiempos de la colonia era uno de los sitios más frecuentado por los habaneros, condición que ha mantenido a lo largo de la historia.

Calle 23

Se trata de la más populosa y céntrica de las avenidas del barrio de El Vedado y a sus cinco primeras calles, a partir de su nacimiento en el Malecón habanero hasta la Calle L, se les conoce popularmente como La Rampa –por su forma de pendiente-, sitio que se ha convertido en un espacio diverso de confluencia social.

Su origen se remonta a 1862, cuando lo que luego fue un moderno barrio, era solo un tupido bosque de maderas preciosas y un laberinto de cavernas rocosas cerca del mar. Desde la mitad del siglo pasado la zona fue alcanzando su máximo esplendor arquitectónico, urbanístico y cultural, cuando a lo largo de sus casi cinco kilómetros hasta el puente sobre el río Almendares, la Calle 23 se fue poblando de hoteles, clubes, restaurantes, galerías de arte, cines y teatros.

Poco a poco, su intensa vida nocturna fue calando en la preferencia de habaneros y visitantes, quienes al transitarla pueden apreciar la famosa heladería Coppelia, el hotel Habana Libre o la Cinemateca de Cuba, entre otro emblemáticos sitios enclavados en la popular arteria.

Obispo

Es una de las arterias principales de La Habana Vieja y una de las más transitadas de la ciudad, por su carácter peatonal. La calle Obispo puede reflejar excepcionalmente todas las facetas de la auténtica Cuba, con la presencia de bailarines callejeros, estatuas vivientes, artesanos, así como de bares, hoteles y restaurantes de reconocimiento internacional.

Nació casi con la fundación de la Villa de San Cristóbal de La Habana y fue concebida como una arteria estrecha para aprovechar la sombra de sus construcciones, que con el tiempo se hicieron majestuosas y de diferentes estilos arquitectónicos. Se extiende desde la calle Monserrate –justo en el bar El Floridita- hasta la Avenida del Puerto.

Se dice que su bautizo como calle Del Obispo se debe a que en los años 40 del siglo XVII, vivió en ella el obispo Fray Jerónimo de Lara, pero lo cierto es que que antes de recuperar su nombre en 1936, tuvo muchos otros –casi 70- entre ellos el de Valeriano Weyler, uno de los capitanes generales españoles más odiados en la historia cubana.

En la actualidad mantiene una intensa vitalidad, acogiendo una amplia actividad comercial y un significativo numero de instituciones y sitios históricos enclavados a su vera, como el Hotel Ambos Mundos, la Plaza de Armas, la Universidad de San Jerónimo y el Museo de Ciencias Naturales.

Quinta Avenida

Recorre mayormente el exclusivo barrio de Miramar, desde el túnel que cruza la desembocadura del río Almendares hasta la localidad de Santa Fe, y se trata de un conjunto rectangular uniforme, con cuatro avenidas longitudinales y 19 calles transversales.

A lo largo de esta arteria se pueden encontrar muchas de las mejores mansiones de la ciudad edificadas en las primeras décadas del pasado siglo, diseñadas en los más diversos estilos con matices del Renacimiento italiano y francés, pero también con detalles del estilo romano, incluso medieval.

Entre las más significativas está el palacete que perteneció al ex presidente Ramón Grau San Martín (5ta y 14), la Casa de Tejas Verdes (5ta y 2) –estilo renacimiento alemán- con techos de tejas y su singular torrecilla en forma de cono, o la Torre del Reloj, diseñada entre 1921 y 1924 por el arquitecto George H. Duncan, y cuyas campanadas, según dicen, imitan el sonido del famoso Big Ben londinense. En sus calles hay muchas de las sedes diplomáticas enclavadas en la capital cubana.


💬Ver 0 comentarios