La imagen muestra al lanzador Lázaro Blando en los Juegos Panamericanos de 2015. (GFR Media)

La Habana, Cuba- El deporte cubano asumirá un gran reto en los cercanos Juegos Panamericanos que se celebrarán en Lima, pero las sensaciones de éxito estarían estrechamente ligadas al desempeño de su selección nacional de béisbol, cuya nómina fue anunciada por los máximos directivos de ese deporte en la isla.

En un año en el cual, además de la cita continental, el calendario internacional incluye el torneo Premier 12 durante el mes de noviembre, los estrategas del béisbol cubano diseñaron una amplia preparación con la vista puesta también en la clasificación a la cita olímpica de Tokio 2020.

Los escases de buenos resultados en torneos de primer nivel ha sido la muestra más notable que el béisbol cubano vive horas bajas y la encomienda de resituarlo en la élite fue encargada al exestelar jugador Rey Vicente Anglada, quien ha tenido tiempo y espacio para probar a una amplia lista de jugadores para elegir a los 24 que estarán en la capital peruana.

Preparación en condiciones de altura en tierras mexicanas –con partidos de fogueo incluido-, y luego la participación en la Liga Independiente Can-Am, además de sendas series amistosas con el equipo colegial estadounidense y la escuadra nacional de Nicaragua, han sido el laboratorio para moldear el elenco, que sumará ocho peloteros contratados en ligas profesionales de Japón, Canadá y México, bajo el paraguas de la Federación Cubana de Béisbol (FCB).

Con respecto a la selección para los más recientes torneos de importancia, salta a la vista la ausencia del experimentado Frederich Cepeda, una exclusión que ha generado polémica entre los aficionados, aunque el propio jugador reconoció que no está en su mejor forma. 

Tampoco estará bajo las órdenes de Anglada el toletero Alfredo Despaigne y el talentoso jugador Oscar Luis Colás, el primero porque la renovación de su contrato con el Softbank Hawks de Fukuoka sólo establece su disponibilidad para el Premier 12, y el otro porque, a tan poco tiempo de su promoción al máximo nivel japonés, el mismo equipo solicitó su permanencia para cubrir la liberación de Yurisbel Gracial, que sí irá a Lima.

Gracial será un refuerzo de extrema importancia para un elenco que durante su preparación dejó muchas dudas sobre sus capacidades ofensivas. El jardinero matancero ha tenido una sobresaliente temporada con la franquicia de Fukuoka, superando la veintena de cuadrangulares, números que le llevaron por vez primera a un Juego de las Estrellas de la exigente Liga de Béisbol Profesional nipona.

El llamado a filas desde aquellas latitudes de los lanzadores Raidel Martínez (Chunichi Dragons) y Liván Moinelo (Softbank Hawks) le aportan un poco más de garantías al staff de lanzadores, que encabezan otros brazos con bastante experiencia en lides de este tipo, como Lázaro Blanco, Freddy Asiel Álvarez y Vladimir García.

El béisbol cubano ha liderado el medallero histórico en citas panamericanas con una docena de coronas, pero lo cierto es que su última consagración data de la reunión celebrada en Río de Janeiro hace 12 años, también bajo el mando de Anglada. Las siguientes ediciones sus representativos se ha tenido que conformar con las medallas de bronce, mientras que Canadá se ha adueñado de par de títulos consecutivos.

Cuba está situada en el grupo B del béisbol panamericano junto a Argentina, Colombia y Canadá. El grupo A está formado por República Dominicana, Puerto Rico, Nicaragua y Perú.

A continuación, el equipo que representará a Cuba:

Receptores: Yosvany Alarcón, Yunior Ibarra y Alfredo Fadraga.

Jugadores de cuadro: Jorge Enrique Alomá, Carlos Benítez, Raúl González, Yurisbel Gracial, Yordan Manduley, César Prieto, y Yordanis Samón.

Jardineros: Yoelquis Guibert, Stayler Hernández, Yuniesky Larduet y Roel Santos.

Lanzadores: Pedro Álvarez, Freddy Asiel Álvarez, Lázaro Blanco, Vladimir García, Raidel Martínez, Liván Moinelo, Frank Luis Medina, Yudiel Rodríguez, Wilson Paredes y Yoanny Yera.


💬Ver 0 comentarios