La subdirectora para Estados Unidos del Ministerio de Exteriores cubano, Johana Tablada (en primer plano), criticó que estos casos fuesen la excusa para cerrar los servicios consulares estadounidenses en La Habana. (AP / Ramón Espinosa)

El gobierno cubano rechazó este martes los resultados de un estudio de la Universidad de Pensilvania que respalda que sufrieron daño a su salud los funcionarios estadounidenses destacados en La Habana.

"Los autores del trabajo reconocen que el estudio no es concluyente y no tienen explicación para sus hallazgos", dijo en una rueda de prensa Mitchell Valdés, director del Centro de Neurociencias de Cuba.

Investigadores de la Universidad de Pensilvania hicieron un estudio a un grupo de funcionarios que estuvieron en La Habana y que manifestaban tener mareos, pérdida de audición, náuseas, entre otros trastornos y a un grupo de voluntarios sanos.

A ambos grupos les realizaron tomografías cerebrales y compararon las imágenes. Los cerebros de los diplomáticos afectados presentaban menos materia blanca y menos conectividad en las áreas de la visión y la audición en comparación a los de personas sanas, según publicaron en el Journal of the American Medical Association (JAMA, por su sigla en inglés).

Los investigadores de la Universidad de Pensilvania aseguraron que pese al descubrimiento los resultados no pueden servir para tomar conclusiones concluyentes sobre si está relacionado con unos supuestos ataques sufridos durante su estancia en Cuba.

El grupo de expertos cubanos dirigido por Mitchell Valdés aseguró que esos cambios en la materia blanca pueden deberse a errores en la medición o que influyese los cambios en el estado psicológico de los pacientes, incluso antes de que fuesen destinados a La Habana.

Los primeros problemas de salud surgieron en 2016, pero también se repitieron en 2017. Más de dos docenas de empleados presentaron síntomas como dolores de cabeza, presión en los oídos, problemas de sueño, mareos y náuseas, entre otros.

Esto motivó que Donald Trump decidiese bajar al mínimo la presencia diplomática de Estados Unidos en La Habana, un paso que fue el inicio en la escalada de tensión de su Administración hacia el Gobierno cubano.

Durante la rueda de prensa celebrada hoy en la Cancillería cubana, la subdirectora para Estados Unidos del Ministerio de Exteriores cubano, Johana Tablada, criticó que estos casos fuesen la excusa para cerrar los servicios consulares estadounidenses en La Habana y la expulsión de un grupo de diplomáticos cubanos en Washington.


💬Ver 0 comentarios