El gobierno cubano anunció el jueves la aprobación de un aumento de salario para los empleados estatales. (AP)

La Habana, Cuba- El aumento de sueldo otorgado a los trabajadores estatales cubanos no es la esperada reforma salarial a la que aspira el presidente Miguel Díaz-Canel, quien alertó que cuando ese proceso se dé, vendrá acompañado de recortes en los subsidios y la eliminación de la dualidad monetaria que existe en la isla.

“No es todavía una reforma salarial; es solo un incremento salarial, que es a lo que podemos llegar ahora. Recuérdese que la reforma salarial viene después, y esa ya la aplicamos junto con una eliminación de subsidios, una política de precios, quitando la dualidad monetaria”, expresó el presidente cubano durante una visita oficial a la provincia de Pinar del Río.

Díaz-Canel se refiere a que la vida en Cuba es altamente subsidiada por el Estado, que ofrece a la población alimentación básica gratuita, salud universal, educación libre de costo hasta la universidad y servicios como transporte, energía y agua, a una fracción del que debería ser su costo real.

Para poder financiar una reforma salarial, Cuba tendría que reducir esos subsidios, lo cual en términos prácticos representaría una reducción salarial para los ciudadanos, pues ellos asumirían el impacto en los costos de esos servicios.

Igualmente, para ejecutar esa reforma, Díaz-Canel tendría que eliminar el problema de la doble moneda que existe en el país, pues los sueldos se pagan en pesos cubanos (CUP), pero la mayoría de los productos de importación, así como los servicios en establecimientos privados y las transacciones con empresas extranjeras, se hacen usando el peso convertible (CUC), que hace el rol en la economía del euro o el dólar.

Un peso convertible es igual a 24 pesos cubanos, por lo que el sueldo promedio de un empleado público se podría agotar en comprar cuatro o cinco productos en una tienda de productos importados.

Para palear ese golpe, el gobierno cubano intentará poner en vigor una política de precios uniforme, que intente detener la inflación que surge de manera natural con los aumentos en los sueldos. Un tema complejo, pues a las empresas estatales se les está exigiendo mejores rendimientos cada año y ese objetivo pasa por aumentos en los precios de sus productos y servicios.

“Ahora vamos de un salario medio en el sector presupuestado de 400 pesos a 1,067. No es todo lo que vamos a lograr con la reforma salarial, pero damos un primer paso y avanzamos… Ahora, tenemos que controlar que los precios no se disparen, porque lo que queremos con este incremento de salario es que la población tenga mayor poder adquisitivo. Por lo tanto, tenemos que velar que no suban los precios en el sector estatal, lo cual está controlado, y vamos a discutir también con el sector privado que no pueden subir precios, porque no se les está subiendo ningún servicio”, expresó Díaz-Canel.

“No vamos a parar, hay muchos problemas acumulados durante años, que no los resolveremos de un golpe, pero sí tenemos que tratar todos los días de quitarle un pedacito a los problemas… las medidas se encaminan a superar la situación económica que tenemos, recrudecida por la política de los Estados Unidos hacia Cuba, pero eso tampoco nos va a parar jamás”, agregó.

El gobierno cubano anunció ayer la aprobación de un aumento de salario para los empleados estatales, una medida que busca palear la subida en el costo de la vida y el recorte en los subsidios de alimentos que la mayoría de los cubanos ha sufrido en el último año.

El gobierno cubano anunció, igualmente, que pondrá en ejecución a partir de mediados de julio un paquete de medidas económicas, del cual no dio detalles, el cual buscará palear la crisis económica que vive la isla, que se ha acentuado en los últimos dos años con una marcada desaceleración, reflejada en un crecimiento por debajo de las proyecciones.

El anuncio de un incremento salarial impactará solamente al “sector presupuestado”, el cual incluye a todos los trabajadores que no están empleados en empresas estatales, mixtas, extranjeras o privadas, tales como oficinistas, especialistas, policías, médicos, maestros, etc. Además, recibirán incrementos salariales los integrantes de las organizaciones políticas, como, por ejemplo, el Partido Comunista de Cuba y otras entidades.

El salario mínimo se incrementa a 400 pesos (unos $16 al mes) y el salario medio mensual por trabajador se elevará a 1,067 pesos ($44 al mes). La medida impacta a 1,470,736 y tiene un costo estimado anual de 7,050,000 millones de pesos ($294,000).

En el 2018, el salario medio fue de 634 pesos cubanos, unos $26 al mes, y los empleados no recibían aumentos de sueldo desde el 2005.

Un reporte del 2017 de la Oficina Nacional de Estadísticas situó el salario medio en Cuba 767 pesos cubanos, unos $30. En ese promedio se incluyen todos los trabajadores, entre ellos los de las empresas que más producen, como las vinculadas al azúcar, el tabaco o el ron.

El anuncio ha sido tomado de manera esencialmente positiva por la población impactada, que lo ve como una medida para palear el incremento en el costo de vida, aunque la preocupación por la subida en los precios está latente.

“Es un paso de avance, que implica retos, como velar por los precios para proteger a la población”, dijo Rolando Espino Marrero, habitante de Matanzas, en la costa norte del país. “Se agradece el aumento del salario para las entidades presupuestadas, algo que no ocurría desde hacía bastante tiempo, pero creo que deberían también toparse algunos precios para no causar desequilibrio en nuestra sociedad”, opinó el funcionario de la dirección provincial de deportes de esa provincia.

Bertha Sánchez, asistente notarial, dijo a la Agencia Cubana de Noticias que el incremento salarial “estimula y compromete más a los trabajadores y es una solicitud masiva de los empleados en el sector presupuestado teniendo en cuenta la poca capacidad de compra que hoy tiene el sueldo mensual”.

Rosario Bernal, trabajadora de la rama de la cultura, afirmó que cualquier medida que propicie desarrollo económico será acogida “con alegría, porque solo así, podremos avanzar en la producción de bienes y servicios”.

Las medidas deben entrar en ejecución a mediados de julio.


💬Ver 0 comentarios