Otro jonrón del exgrandesligas Erisbel Arruebarruena (izq) puso el 2-0 en el pizarrón. (AFP / Kazuhiro Nogi)

La Habana, Cuba - Después de 29 años de espera, y en un partido que se fue de un solo lado, los Cocodrilos de Matanzas derrotaron el sábado, 11-2, a los Toros de Camagüey y se alzaron por primera vez en la historia con el cetro en una Serie Nacional de Béisbol.

Un cuadrangular de camarero César Prieto en el mismo primer episodio, encauzó el trámite de los Cocodrilos del avezado técnico Armando Ferrer, en el sexto partido de la serie, que jugaron como visitantes antes los Toros.

En el segundo acto, otro jonrón del exgrandesligas Erisbel Arruebarruena puso el 2-0 en el pizarrón, pero un ramillete de seis carreras en la sexta entrada sentenció la hazaña esperada por los hinchas matanceros, con destaque para el hit remolcador de dos carreras de Eduardo Blanco, y los dobletes de Raico Santos y Javier Camero.

Ferrer le dio la bola al derecho Noelvis Entenza, quien lanzó con acierto durante seis y un tercio de entradas al ritmo de cuatro hits, con cinco ponches y tres boletos. Luego de un out en el séptimo episodio, se le complicó el juego, admitió dos carreras limpias y Ferrer trajo de relevo al veterano de mil campañas Jonder Martínez, quien en 2.2 innings apenas recibió dos hits y no permitió anotaciones

La derrota fue a la cuenta del joven Yosimar Cousin quien, a pesar de su buena velocidad, asimiló los cuadrangulares de Prieto y Arruebarruena, en apenas un episodio de labor. Ni el veloz Yariel Rodríguez, ni los relevistas pinareños Frank Luis Medina e Isbel Hernández, pudieron contener la desbordada ofensiva de los Cocodrilos como relevistas.

En las últimas 10 temporadas beisboleras, Matanzas había escalado al podio de premiaciones en nueve ocasiones, bajo las riendas de directores de Jesús Figueroa y Víctor Mesa, pero el pasado año quedaron fuera, al ocupar el décimo sexto y último peldaño.

“No podía fallar a la afición de Matanzas, a mi familia, especialmente a mi padre que está ciego y a mi tía que le dio una isquemia cerebral hace cinco días y debí dejarla al cuidado de otros para terminar el trabajo de hacer a Matanzas campeón”, expresó Entenza.

Una algarabía intensa se escuchó en todos los puntos de Matanzas una vez cayó el último out de la final entre Cocodrilos y Toros, y los matanceros vestidos de rojo se lanzaron a las calles con bocinas, cornetas y carteles con cocodrilos de diversos tamaños y figuras.

Luego de casi tres décadas sin conquistar el trofeo en un campeonato de la pelota cubana, los discípulos de Ferrer devolvieron a los habitantes del territorio la pasión por el deporte nacional y estos días, el beisbol era tema de conversación en cualquier sitio dondecoincidan más de tres personas.

Para Leidys Rodríguez, una camagüeyana que reside en Matanzas hace más de 40 años, esta “es una anhelada victoria” y se disfrutó cada inning del sexto partido, aunque se siente “campeona y subcampeona”, confesó mientras alentaba a los vecinos a salir para la calle a celebrar el trofeo de los Cocodrilos.

Miguel Díaz-Canel, presidente de Cuba, felicitó en su cuenta social de Twitter a los integrantes del equipo de Matanzas.

"¡Matanzas campeón! Felicidades a los integrantes del equipo y al pueblo matancero. Merecida victoria”, escribió el mandatario en su mensaje.

A diferencia de lo ocurrido desde el 2014, el campeón cubano no irá a la Serie del Caribe, pues una polémica con el visado le impidirá al equipo de Matanzas asisitir a la cita en San Juan, Puerto Rico, del 1 al 7 de febrero próximos.


💬Ver 0 comentarios