Un músico ensaya en el Malecón en 2014, en La Habana, Cuba. (EFE)

La Habana, Cuba- El gobierno cubano anunció un ambicioso plan de rehabilitación del popular Malecón habanero, que busca enfrentar las entradas de mar a la zona costera del norte de la ciudad y enfrentar los efectos del cambio climático que se espera suba el nivel de los océanos.

El proyecto forma parte del Plan de Estado para el enfrentamiento al cambio climático “Tarea Vida” y comenzará en el 2020.

Yoermes González, director del Centro de Investigaciones Hidráulicas de la Universidad Tecnológica de La Habana José Antonio Echeverría (conocida en Cuba como la CUJAE), explicó a la Agencia Cubana de Noticias (ACN) que el proyecto incluye cuatro etapas y la primera de ellas implica “un cambio de la geometría del muro y de su elevación hasta donde la arquitectura lo permita”.

El experto señaló que la estructura actual “no es lo suficientemente eficiente para disipar la energía de la ola, y por lo tanto rebasa el muro y hace que entre mucho caudal de agua… La forma puede ser mejorada en el sentido geométrico, si se agrega una curvatura se podrá solucionar el problema entre un 40 y 50 por ciento”.

El proyecto está diseñado para reparar todo el Malecón, desde la bahía de La Habana en la zona histórica hasta el sector La Chorrera, a la entrada del barrio de Miramar.

Según González, la segunda etapa consistiría en “la colocación de bermas, es decir, terraplenes debajo del nivel agua que impiden el ataque de la ola con toda la fuerza actual, con lo cual el nivel de solución llegaría hasta un 70 por ciento aproximadamente… Esa fase se desarrollará en los lugares donde sea necesario, pues hay sitios que las tienen de manera natural (arrecifes)”.

Agregó que “la tercera etapa sería la introducción de diques sumergidos y finalmente se ubicarían elementos disipadores existentes en la hidráulica, y una opción en este sentido son los conocidos yaquis… Si se aplican las cuatro soluciones se logrará resolver el problema de las inundaciones en la zona en el orden de un 90 al 100 por ciento, y el resto habrá que solucionarlo mejorando los sistemas de drenaje”.

El especialista indicó que el tiempo que se tome el proyecto dependerá de las capacidades económicas del país para sostener el proceso de reconstrucción, aunque vaticinó que la obra requerirá de más de cinco años.

González sostuvo que hace tres décadas al cambio climático no se le había conferido la importancia que tiene hoy, debido a que sus efectos no eran visibles. Precisó que “recientes estudios demuestran que su efecto será muy superior a lo que se había estimado hace algunos años, los ascensos del mar serán superiores y por tanto todas las soluciones tienen que pensarse como dinámicas”.

La zona del Malecón de La Habana está abierta al Océano Atlántico y con el paso de los años las inundaciones en las importantes zonas de Centro Habana y Vedado han crecido, provocadas por sistemas climáticos fuertes, como huracanes o frentes fríos.

La última gran inundación, provocada por el huracán Irma en el 2017, penetró casi medio kilómetro y causó severos daños en residencias, comercios y sedes gubernamentales, incluida la Embajada de Estados Unidos.


💬Ver 0 comentarios