Marcia Cobas Ruiz, viceministra cubana de Salud Pública (traje de flores), posa junto con Rosa Luisa DeLauro y William Delahunt, a la derecha. (salud.msp.gob.cu)

La Habana, Cuba - Mientras la Casa Blanca mantiene una intensa presión hacia Cuba y su estrategia intenta liquidar el escenario de acercamiento logrado por la pasada administración estadounidense, diversos sectores de la sociedad de Estados Unidos mantienen sus vínculos con la isla y desafían abiertamente al presidente Donald Trump

Hoy se dio un ejemplo de ese escenario cuando Marcia Cobas Ruiz, viceministra cubana de Salud Pública, recibió hoy a una delegación de 24 estadounidenses, encabezada por Rosa Luisa DeLauro, representante demócrata por Connecticut, y William Delahunt, presidente de la firma consultora política DeLahunt y congresista demócrata de Massachusetts.

Según el sitio web oficial del Ministerio de Salud Pública (Minsap), en el encuentro la viceministra abordó los principales resultados del Sistema Nacional de Salud y de la colaboración médica internacional, así como el trabajo que realizan los médicos cubanos que cumplen misiones en 65 países.

“Estamos interesados en dos cosas: escuchar y aprender de todo el maravilloso trabajo que ustedes hacen”, expresó Delauro, quien agradeció que Cuba admita a médicos norteamericanos en la Escuela Latinoamericana de Medicina. 

Cuba y Estados Unidos cuentan con dos acuerdos firmados en 2016, entre el entonces ministro de Salud cubano, Roberto Morales Ojeda, y la secretaria de Salud de Estados Unidos, Sylvia Burwell, para la colaboración entre ambos países en el área del control, investigación, vigilancia, seguimiento y evaluación del cáncer.

Néstor Marimón, director nacional de Relaciones Internacionales del Minsap, explicó que luego de la firma de estos memorandos se realizaron varias acciones de cooperación e intercambios de delegaciones y especialistas relacionadas al tema del cáncer. Sin embargo, a partir del 2017, con la nueva administración en Estados Unidos, estos intercambios fueron paralizados. 

DeLauro afirmó que desde el Congreso podían trabajar para ampliar los intercambios entre los dos países, porque “es un tema que nos llevaremos y trabajaremos en ello”.

El encuentro se dio en un momento en que la Casa Blanca ataca duramente las misiones médicas de Cuba, las cuales considera son un ejemplo de trata humana y de explotación.  La delegación cubana se defendió ante esa postura y los congresistas demócratas se mostraron preocupados, en especial después de vivir los avances en las relaciones bilaterales alcanzados bajo la administración del presidente estadounidense Barack Obama, según el Minsap.

El doctor Jorge Delgado Bustillo, director de la Unidad Central de Cooperación Médica, expresó que la política no afecta la labor profesional entre los médicos de ambos países y sostuvo que en Port Loko, Sierra Leona, un grupo de 60 médicos cubanos y 40 médicos estadounidenses trabajaban juntos en la lucha contra el ébola.

DeLauro afirmó que “la política no debería ser un problema cuando se trate de un sector como la salud, cuando se trate de salvar vidas, y nosotros continuaremos trabajando en esto”.


💬Ver 0 comentarios