"Es como un pedacito de Puerto Rico", asegura la dueña de la panadería, Liza Padilla.

Orlando – Quien visite este lugar por primera vez se arriesga a que lo reciban con una parranda a son de maracas, panderetas y un chirriante megáfono a través del cual anunciarán que usted es primerizo en Taínos Bakery, que abrió sus puertas hace 14 años y es una de las primeras panaderías boricuas en la zona.

Los dueños y empleados conocen bien a sus clientes y podrán detectar a quien se asome por primera vez a este negocio, y no sólo lo engalanarán con esa particular bulla boricua, sino que le obsequiarán algunos dulces.

Nicolás Fusté y su esposa Liza Padilla son los propietarios. Él, natural de Cayey, trabajaba con una compañía de entrega de paquetes en el aeropuerto. Ella, de Morovis, era maestra de Historia. Convencido de querer lanzarse en alguna aventura empresarial, Fusté viajó un día a Orlando explorar el mercado. En el camino se perdió, llegó a una panadería de la zona en la que se detuvo a comer algo y allí conoció a sus dueños.

“Me dijeron que querían vender la panadería y me preguntaron si conocía alguien que estuviera interesado. A los tres días la compré sin contárselo a nadie”, confesó. “Lo que está para uno, está para uno”, agregó el hombre.

“Un día me llamó y me lo dijo: ‘compré una panadería en Orlando’ y le pregunté si estaba loco”, contó Liza.  Superada la sorpresa, Liza pudo digerir la noticia y se embarcó en esta aventura aun cuando no tenían ninguna experiencia en la industria de los alimentos.

“Hace 14 años las panaderías aquí eran un mercado virgen. No había ninguna y eran los años en que estaban empezando a llegar los puertorriqueños”, contó Fusté.

Aprendieron a confeccionar pan, postres y lanzaron el negocio apostando a los productos farináceos, los sándwiches y las frituras. El año pasado expandieron el negocio y sus 2,000 pies cuadrados se multiplicaron a 6,000, pero en pocos meses se volvió a hacer pequeño.

Por eso, en un mes abrirán de forma simultánea dos panaderías en Kissimmee: una estará en el 137 Buena Vista Boulevard y la otra en el 4150 West Vine Street. Esta expansión ha requerido una inversión de aproximadamente $500,000 y generará 60 empleos directos, indicó la pareja.

Con el tiempo, las panaderías boricuas han florecido en la Florida Central. “Lo que nos hace diferente es que conocemos a todos nuestros clientes. Ya ellos llegan, se sientan y como sé lo que quieren, se los llevo directamente a la mesa. Esa familiaridad hace que se sientan en Puerto Rico”, dijo Liza.

Y claro, junto al servicio, el imán principal es el menú del establecimiento. El mofongo taíno es un festival de varias carnes; la mallorca, aparte de ser enorme, puede rellenarse de queso, carne o lo que el cliente pida; allí podrá encontrar límbers, y se especializan en las bandejas con entremeses para actividades y fiestas.

Los dulces de panadería le harán suspirar: flancocho, flan de coco, quesitos con un toque de piña y otros ingredientes secretos; churros, polvorones, brazo gitano, entre otros.

“Yo guío todos los días, como 45 minutos para venir hasta acá. Vivo en Coco Beach. Allá hay como dos panaderías, pero nada como esta”, dijo Denniz Andino, quien es natural de Trujillo Alto. “Llego, desayuno, me compro par de libras de pan y regreso a la casa”, explicó.

La expansión de Taínos Bakery es un síntoma de que los negocios de alimentos boricuas parecen ser el renglón de mayor éxito en la Florida Central.

“Es por el ‘boom’ que ha habido en la población puertorriqueña y la necesidad que tenemos los boricuas de sentirnos que tenemos algo de la Isla aquí”, dijo él. “Es que nos gusta comer. Punto”, dijo Liza al apuntar a la razón que explica el crecimiento de los negocios de comida.

A lo lejos en la fila, estalla la chicharra de un megáfono. Intervienen las maracas y varias panderetas. En la fila detectaron a un nuevo cliente. Todos los trabajos se detuvieron, y los empleados irrumpieron con la parranda. Apenas es el mediodía, pero aquí parece Navidad, y los olores a dulce, canela y café se confabulan en esta agradable confusión sensorial.


💬Ver 0 comentarios