(Suministrada)

Orlando – Cuando en la década de 1950 Holsum llegó a la isla desde Miami para seducir el paladar boricua, nadie pensó que 60 años más tarde esa marca -ya anclada en el paladar de varias generaciones puertorriqueñas- iniciaría la reconquista de Florida galleta a galleta.

Ya ha pasado un año desde que Holsum de Puerto Rico comenzó a importar a Florida sus famosas galletitas como un “regalo de nostalgia” a los puertorriqueños que viven en esta península, incluyendo a los miles que, tras el paso del huracán María, se relocalizaron en este estado.

La decisión también nació de la ciencia, a través de un estudio de mercadeo que precisara en qué lugar de Estados Unidos se podía iniciar el “cross over” de Holsum al mercado anglosajón. Y el estudio apuntó a Florida, explicó Yvette Calderón, vicepresidenta de Mercadeo de Holsum Puerto Rico.

Pero sucedió que las famosas galletitas rellenas de crema de vainilla no podían mercadearse en Florida con el famoso nombre con el que se conocen en la isla: Bimbo. Este nombre ya le pertenecía a otra empresa en este estado. A la hora de buscar cómo denominarlas, surgió que, durante los estudios de mercado con público, los consumidores siempre las describían como “deliciosas”. Y así las bautizaron.

“Es la misma receta que las galletas Bimbo de Puerto Rico, pero acá se llaman ‘Deliciosas’, y estarán bajo la sombrilla de productos ‘Happy Sweet’ de Holsum”, explicó Calderón, quien no es una vicepresidenta cualquiera. Desde los tres años corría por los pasillos de la empresa regodeándose entre los frescos “coffee cakes” con su cremoso glaseado, las blancas y azucaradas donitas, galletitas y el famoso pan. Calderón es la hija de don Ramón Calderón, dueño de Holsum de Puerto Rico.

A un año de su entrada de las galletitas -que se venden en todas las tiendas Walmart- la acogida ha sido positiva, no sólo entre los puertorriqueños, sino entre los consumidores de otros grupos hispanos y los anglosajones, dijo Calderón. La sorpresa la han dado las galletas de coco que se han convertido en las más buscadas, explicó.

Por eso, y a manera de agradecimiento, la empresa quiso devolver este apoyo integrándose a la campaña de la organización Feeding America, que busca proveer alimento a más de 46 millones de personas en Estados Unidos. La empresa donará cinco centavos con cada compra de galletas en Florida. La campaña estará en vigor hasta finales de año.

Los planes futuros de la empresa incluyen el desarrollar una golosina especialmente diseñada para el mercado de Florida que llevará la marca Holsum, y entrar a otros mercados como Nueva York y Texas donde también hay importantes poblaciones puertorriqueñas e hispanas, adelantó.

¿Y las donitas azucaradas? “Estamos trabajando en eso. Es que queremos asegurar antes que cuando los llevamos a Florida, nuestros productos tengan la misma frescura que tienen los productos que vendemos en Puerto Rico”, explicó Calderón.


💬Ver 0 comentarios