Trabajadores de la salud toman muestras de pruebas de COVID-19 en Miami Beach. (Agencia EFE)

Florida contabilizó 173 fallecimientos por COVID-19 en las últimas veinticuatro horas, un nuevo récord en el estado, mientras que los contagios diarios ascendieron a 10,249 después de tres días consecutivos en los que no se superó la barrera de los 10,000.

Los condados de Miami-Dade, Broward y Palm Beach, en el sureste de Florida, concentraron el 48.78 % de los nuevos contagios.

En Miami-Dade hubo 2,723 casos nuevos y con ellos la cifra acumulada desde el 1 de marzo llega a 95,068 casos, con un total de 1,354 con resultado de muerte.

Sin embargo, las autoridades locales se mantienen optimistas y comienzan a ver que la curva "comienza a aplanarse", como dijo ese jueves el alcalde de la ciudad de Miami, Francis Suárez, en una rueda de prensa.

Suárez aseguró que están viendo que el número de nuevos contagiados diarios en la ciudad, la más poblada de Miami-Dade, ha pasado de 125 en el pico de la pandemia hasta 20 en el día de hoy.

El alcalde dijo que la norma de llevar mascarilla en lugares públicos “está funcionando” y si esta tendencia se mantiene el número de contagios positivos estará por debajo del 10% dentro de treinta días, descartando así una posible cuarentena.

Desde que entró en vigor en Miami la norma de las mascarillas se han impuesto un total de 115 multas que van desde los 50 dólares hasta los 500 y se han cerrado temporalmente un total de 15 negocios tras realizar 431 inspecciones.

Otros políticos, como la congresista demócrata Donna Shalala, también advierten que la población no debe confiarse ya que "los expertos en salud pública han dejado claro que la crisis de COVID-19 podría empeorar aún más en otoño".

El desempleo, otra preocupación

El aumento del desempleo es otro de los efectos de la COVID-19 que más preocupa en Florida. La semana pasada 105.410 floridanos solicitaron el subsidio de desempleo, lo que significa unas 27.000 personas menos que la semana anterior.

En los cuatro últimos meses 1.7 millones de floridanos, de un total de 21.8 millones, se han beneficiado de los fondos del paquete estímulo económico de la ley denominada CARES, que provee $600 a la semana a los desempleados por la pandemia.

Sin embargo, la Ley de Ayuda, Alivio y Seguridad Económica de Coronavirus (CARES) expirará este sábado.

El Senado pretende negociar esta semana los detalles de un nuevo paquete de ayudas llamada Ley Héroes, que ya ha sido aprobado por la Cámara de Representantes.

Entre tanto, la Alcaldía de Miami anunció más fondos para mitigar la crisis de vivienda que se avecina como consecuencia del impacto de la COVID-19 y la falta de empleo.

En total se destinará 1,3 millones de dólares de los fondos estatales para asistir a los residentes que no puedan pagar su hipoteca o el alquiler por la pandemia.

Hospitales mantienen la capacidad

Los centros sanitarios continúan trabajando sin freno para evitar el colapso, después de que se produjeran 51 nuevos ingresos y que a día de hoy haya 9,581 hospitalizadas por el virus.

Actualmente, el 84.3 % de las camas de las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) de todo el estado están ocupadas, por lo que se dispone de un total de 974 camas libres.

Según los últimos datos del Departamento de Salud de Florida, una niña de 9 años falleció a causa del virus. Es la quinta víctima mortal infantil del coronavirus en el estado.

Este fallecimiento aumenta la polémica sobre la reapertura presencial de las escuelas en Florida, una postura por la que apuesta el gobernador Ron DeSantis, aunque que reitera que los padres deben tener las dos opciones y decidir la que crean más adecuada.

“Creo que le debemos dar a cada padre de Florida la posibilidad para enviar a su hijo de regreso a la escuela y recibir instrucción en persona, u optar por mantener el aprendizaje a distancia. Los apoyamos y queremos que se sientan seguros”, publicó en Twitter DeSantis.