Una patrulla de la Policía en Estados Unidos. (Archivo)

Un joven empleado de un restaurante Burger King en Florida murió por un balazo que le propinó un hombre hispano que fue llevado al establecimiento por una mujer que se quejó por lo que demoraba su pedido, informaron medios locales.

Desmond Armond Joshua, de 22 años, quien había empezado a trabajar en el restaurante solo unos días antes, falleció en el hospital al que fue llevado de urgencia después del suceso ocurrido el sábado en el condado Orange, en el centro de Florida, según la oficina del alguacil de la zona.

Esa noche el local estaba muy concurrido y los clientes debieron esperar más de lo habitual para recibir sus pedidos, según relataron los medios locales.

Una mujer que aguardaba su comida comenzó a enojarse y a gritar y llegó a amenazar con que iba a llamar a “su hombre” para que arreglara la situación.

El personal la vio tan alterada que le entregó a la mujer un reembolso de $40 y le pidió que se fuera.

Así lo hizo, pero regresó al poco tiempo con su "hombre", identificado luego como Kelvis Rodríguez-Tormes, de 37 años.

La mujer, cuya identidad no ha sido difundida, desafió a Joshua a que peleará con él.

Las cámaras de seguridad del restaurante captaron cómo Rodríguez-Tormes agarró al empleado por la cabeza y trató de asfixiarlo hasta que una persona que estaba allí logró que lo soltara.

Rodríguez-Tormes abandonó el restaurante, pero fue a su vehículo, tomó una pistola y regresó.

Antes de abrir fuego le advirtió: "tienes dos segundos antes de que te dispare".

El hispano fue detenido y acusado de homicidio en primer grado con un arma de fuego, destrucción de evidencia (el arma no apareció) y posesión de arma de fuego por una persona con una condena penal previa.