(semisquare-x3)
El hombre era empleado de TSA y recién había terminado su turno de trabajo. (GFR Media)

Orlando, Florida - La presidenta de la local 556 de la Unión Americana de Empleados Federales (AFGE, por sus siglas en inglés) Debbie Hannah dijo hoy a El Nuevo Día que los niveles de estrés e incertidumbre causados por el cierre federal pudieron haber llevado a un empleado de la Administración para la Seguridad en la Transportación (TSA) a saltar desde el balcón de un hotel en el Aeropuerto Internacional de Orlando.

Mientras, el congresista puertorriqueño, Darren Soto, y que previo al fin del cierre federal advirtió sobre las consecuencias nefastas de esta situación en la salud mental de los empleados, expresó que el aparente suicidio “se suma a la tragedia experimentada” por miles de empleados del gobierno de Estados Unidos a causa del cierre que duró 35 días.

“Nuestros oficiales de TSA en el Aeropuerto de Orlando y en todo el país han sufrido inmensamente durante el cierre”, agregó.

El incidente ocurrió esta mañana -a las 9:30 am- cuando un hombre que no ha sido identificado al momento, pero que fue descrito como de unos 40 años, subió al balcón de un hotel Hyatt Regency que da al atrio central del aeropuerto, muy cerca del lugar a través de la cual los pasajeros entran al área de cotejo de la TSA. El hombre era empleado de esa agencia federal y recién había terminado su turno de trabajo, confirmó la Policía de Orlando en un comunicado oficial.

“Este cierre lo llevó a eso. Todos los empleados han tenido mucho estrés y cada cual reacciona de manera diferente”, dijo Hannah, quien a pesar de no saber de dónde era el hombre, comentó que era original de uno de los estados del norte.

“Era un hombre muy callado. Introvertido. Él nunca habló conmigo sobre algún problema o situación…ojalá lo hubiera hecho”, dijo la líder sindical.

El cierre gubernamental, el más largo en la historia, culminó cuando el presidente Donald Trump emitió una orden ejecutiva para reabrir por tres semanas. Se espera que dentro de ese período de 21 días los empleados federales -que habían estado trabajando todo este tiempo sin recibir paga- fueran remunerados.

El incidente generó un caos en este puerto aéreo, uno de los más transitados de Estados Unidos y por el cual pasan cada año 44.6 millones de pasajeros, pues se pensó que se trataba de un incidente terrorista,asunto que fue descartado inmediatamente por la Policía de Orlando.

Cientos de pasajeros comenzaron a correr de un lado a otro y algunos incluso atravesaron el punto de cotejo de TSA sin ser inspeccionados.

Fuentes de CNN dice que algunos empleados de la TSA instruyeron a los pasajeros a correr a través de los puntos de inspección.

Cuando la situación se normalizó, pasajeros en diversas áreas de embarque -principalmente las puertas 70 a la 129- fueron devueltos al atrio central de aeropuerto para que volvieran a atravesar el área de seguridad.

Esto provocó retrasos en 97 vuelos, mientras otros 45 fueron cancelados, informó la administración del aeropuerto a través de un comunicado de Prensa.

En un principio surgieron diversas versiones sobre lo ocurrido. Primero, la portavoz de TSA, Jenny Burke, señaló en una comunicación de la agencia, que el hombre se había caído del balcón. Paramédicos intervinieron con el hombre cuya condición era crítica. Fue trasladado a un hospital donde fue pronunciado muerto.

Sin embargo, el portavoz de prensa de la Policía de Orlando, Eduardo Bernal, dijo a El Nuevo Día que el hombre subió al balcón y se lanzó al vacío. “Fue un suicidio”, afirmó.


💬Ver 0 comentarios