Joe Biden –natural de Pensilvania– hizo ayer campaña en Erie, una de las localidades que, en 2016, pese a normalmente votar por demócratas, apoyó a Donald Trump. (The Associated Press)

Washington D. C.-  En la cima del mapa electoral de Estados Unidos está Pensilvania, donde el crecimiento de la población puertorriqueña obliga a los dos partidos principales estadounidenses, particularmente a los demócratas, a prestarle mayor atención en esta elección presidencial.