El juez Gustavo Gelpí es candidato al Primer Circuito de Apelaciones federales.
El juez Gustavo Gelpí es candidato al Primer Circuito de Apelaciones federales. (Suministrada)

Washington D.C.- El Comité de lo Jurídico recomendó hoy (12-10) al pleno del Senado de Estados Unidos la confirmación del puertorriqueño Gustavo Gelpí como juez del Primer Circuito de Apelaciones federales, en medio de renovadas críticas de los republicanos por su “activismo judicial” en contra del status territorial de Puerto Rico.

En un comité dividido por partes iguales, 11-11, el único republicano que votó a favor de Gelpí fue el senador Lindsey Graham (Carolina del Sur), quien en la pasada sesión presidió el Comité de lo Jurídico.

El presidente del Comité de lo Jurídico, el demócrata Richard Durbin (Illinois), defendió el nombramiento y rechazó las denuncias republicanas sobre Gelpí, que se centran en su impugnación de la jurisprudencia del Tribunal Supremo de Estados Unidos en los Casos Insulares y su “activismo judicial” en contra del status territorial de Puerto Rico.

Por medio de los Casos Insulares, el Tribunal Supremo estadounidense creó el concepto de territorios no incorporados, que no están encaminados a la estadidad y determinó que Puerto Rico pertenece a, pero no es parte, de Estados Unidos. A base de esa jurisprudencia, la Constitución no tiene que aplicar plenamente en los territorios no incorporados.

Durbin sostuvo que las críticas a la jurisprudencia de los Casos Insulares, de principios del siglo pasado, surgen tanto de académicos y juristas liberales como conservadores. Mencionó, por ejemplo, al constitucionalista conservador Michael Ramsey, quien ha señalado que “la distinción entre territorios incorporados y no incorporados, no tiene base en el texto de la Constitución”.

“El juez Gelpí ha seguido de cerca al escribir sus opiniones la Constitución y el precedente. Su nominación es un ejemplo de como el presidente Biden ha escogido lo que creo que son abogados excepcionalmente calificados para traer diversidad a la judicatura”, indicó Durbin.

Pero, el líder de la minoría en la comisión, Charles Grassley (Iowa), atacó la designación de Gelpí, quien fue nombrado al Tribunal Federal de San Juan por el entonces presidente George W. Bush, republicano.

“El juez Gelpí ha tomado el paso notable de decir que los (Casos Insulares) fueron mal decididos por el Tribunal Supremo y ha pedido su revocación. Eso no tiene precedentes, pero es muy inusual. Y, francamente, probablemente sea inapropiado viniendo de un juez de primera instancia”, indicó Grassley.

Para Grassley, quien se ha opuesto antes a avanzar una propuesta de estadidad para Puerto Rico en medio de la crisis fiscal de la Isla, más preocupante ha sido que en la audiencia de confirmación “el juez Gelpí no pareció responder honestamente a las preguntas sobre este tema”.

“Ha pasado décadas oponiéndose al status actual de Puerto Rico. Pero cuando se le preguntó al respecto en su audiencia, dijo que era solo una reflexión académica. Eso simplemente no es consistente con su estridente defensa de los temas”, agregó Grasssley.

El senador Grassley indicó que Gelpí está consciente de que por lo menos uno de los gobiernos territoriales, el de Samoa americana, ha defendido la jurisprudencia de los Casos Insulares como una herramienta para mantener “la forma de vida de los samoanos”.

También confió en que la decisión original de Gelpí que declaró inconstitucional la exclusion de Puerto Rico del programa de Seguridad de Ingreso Suplementario (SSI), que fue confirmada por el Primer Circuito de Apelaciones federales, sea revocada en 2022 por el Tribunal Supremo de Estados Unidos que ahora revisa el caso Vaello Madero.

Durante la audiencia del mes pasado sobre el nombramiento de Gelpí, Grassley y su colega republicano Mike Lee (Utah) estuvieron entre los que cuestionaron las posiciones que ha tomado Gelpí como académico y jurista. Incluso, Lee le interrogó en torno a si ve alguna posibilidad de que una derogación de la doctrina de los Casos Insulares pudiera provocar que el Tribunal Supremo de Estados Unidos decidiera admitir a Puerto Rico como estado.

En medio de aquellas preguntas, Gelpí hizo claro que el tema de la estadidad para Puerto Rico “es una cuestión política” que corresponde al Congreso.

De recibir el visto bueno del pleno Senado, Gelpí - juez presidente del Tribunal Federal de San Juan-, ocupará la vacante que quedó en el Primer Circuito de Apelaciones como consecuencia de la muerte del también puertorriqueño Juan Torruella.

El senador Grassley, además, lamentó que el presidente Joe Biden, al nombrar a Gelpí, retirara la designación hecha el otoño pasado por el entonces presidente Donald Trump en favor del juez Raúl Arias Marxuach, quien era la opción de los conservadores para llenar la vacante en el Primer Circuito de Apelaciones federales.

Gelpí sería solo el segundo boricua en ocupar un curul en el foro que revisa las apelaciones de las decisiones de los jueces del Tribunal Federal de San Juan. También sería el sexto puertorriqueño en ser juez de una corte de apelaciones federales.

Los otros jueces boricuas que han ocupado puestos en una corte de apelaciones federales, además de Torruella, son la actual jueza del Tribunal Supremo de Estados Unidos, Sonia Sotomayor, quien estuvo asignada al Segundo Circuito de Apelaciones, que tiene su sede en Nueva York; José A. Cabranes, Segundo Circuito; Julio Fuentes, Tercer Circuito, con sede en Filadelfia (Pensilvania); y Albert Díaz, del Cuarto Circuito, con base en Richmond (Virginia).

💬Ver comentarios