17 de octubre del 2019
Capitol Hill, Washington DC
Imágenes del Capitolio de Estados Unidos , la estructura que alberga las dos cámaras del Congreso de los Estados Unidos. 
teresa canino rivera 
(teresa.canino@gfrmedia.com)
Los republicanos y demócratas están distanciados en algunas áreas, pero coinciden en la inclusión de varios programas. teresa canino rivera ([email protected]) (Teresa Canino Rivera)

Washington D. C.- Aunque distanciados, los líderes del Congreso y la Casa Blanca iniciaron las conversaciones sobre un próximo proyecto de estímulo económico para mitigar las consecuencias de la emergencia del coronavirus con un asunto clave resuelto: coinciden en enviar un cheque de $1,200 a la mayoría de los ciudadanos, incluyendo los residentes de Puerto Rico.

Demócratas y republicanos están de acuerdo en mantener el mismo límite de ingresos que estableció la ley Cares para las personas tener acceso al cheque - $1,200 para individuos con ingresos de hasta $75,000 y $2,400 para las parejas que ganan hasta $150,000-, pero hay ciertas diferencias en quienes deben recibirlo.

Como en la ley Cares, el cheque federal se reduce en $5 por cada $100 adicionales que tiene de ingreso la persona, hasta extinguirse para los individuos que en 2019 ganaron más de $99,000, o $198,000 en el caso de las parejas.

Los republicanos han aceptado que se entreguen otros $500 por dependiente, no importa la edad, pero los demócratas quieren incluir a las familias en que una de las personas no tiene Seguro Social.

Demócratas y republicanos también quieren extender a partir de agosto la asistencia federal por desempleo a causa del coronavirus, pero con propuestas muy apartadas en términos de los beneficios.

En el proyecto “Héroes”, los demócratas de la Cámara de Representantes aprobaron el 15 de mayo extender la asistencia de $600 semanales hasta enero de 2021. En su nuevo plan, los republicanos propusieron que la extensión se reduzca a $200 semanales y que del 5 de octubre al 31 de diciembre, represente un 70% de los ingresos previos del desempleado – combinado con la ayuda estatal-, hasta un máximo de $500 semanales.

La presidenta de la Cámara baja, Nancy Pelosi, y el líder de la minoría demócrata del Senado, Charles Schumer, rechazaron esta tarde el plan republicano, que se divide en varios proyectos, como “una propuesta débil y fragmentada que prolongará el sufrimiento de millones de trabajadores y familias”.

Préstamos PPP

Un área en la que pueden estar cerca es en el programa de préstamos de protección de nómina (PPP) para pequeñas empresas. El plan republicano propone una nueva ronda de préstamos PPP para pequeñas empresas con 300 empleados o menos que hayan tenido una reducción de ingresos de 50% o más en alguno de los dos primeros trimestres de 2020.

La segunda ronda de préstamos PPP – para los que solicitan por primera vez o repiten-, sería de $2 millones o menos, pero el negocio no podrá haber obtenido más de $10 millones en préstamos de la Administración de Pequeñas Empresas (SBA) en un plazo de 90 días.

Al presentar su proyecto, el presidente del Comité de Pequeñas Empresas del Senado, el republicano Marco Rubio (Florida), indicó que al sumarse $60,000 millones adicionales, la nueva ronda de préstamos PPP contaría con $190,000 millones, incluidos $25,000 millones para empresas con 10 o menos empleados.

El dinero de los nuevos préstamos PPP que se utilice durante ocho semanas del 2020 puede ser perdonado, si el pequeño empresario lo utiliza en un 60% para pagar nómina, y el otro 40% para hipoteca o renta, utilidades, equipos de protección personal (PPE), gastos operacionales - como en tecnología-, y recursos humanos.

La propuesta del proyecto demócrata aprobado en la Cámara baja sugirió extender el programa PPP hasta diciembre, separando el 25% de los fondos para empresas con 10 personas o menos, según la presidenta del Comité de Pequeñas Empresas, Nydia Velázquez (Nueva York).

Educación

Ambos planes proponen asistencia para los sistemas educativos, con una asignación parecida. Los demócratas aprobaron separar $90,000 millones para la educación. Los republicanos sugieren una asignación de $105,000 millones, de los cuales $35,000 millones estarían destinados a las escuelas que deciden retomar las clases presenciales, como ha presionado el presidente Donald Trump.

Schumer y Pelosi indicaron que el plan republicano, entre otras cosas, adolece de nuevos vales de vivienda, fondos de asistencia alimentaria – bajo el proyecto demócrata Puerto Rico recibiría $285 millones-, y presiona indebidamente a los gobiernos para reabrir las escuelas.

Pero, ningún asunto, en términos de presupuesto, refleja mayor distanciamiento presupuestario que la asignación que aprobaron los demócratas de la Cámara baja para gobiernos estatales y locales.

La legislación cameral demócrata sugirió $915,000 millones para ayudar a estabilizar las finanzas de los gobiernos en medio de la emergencia de coronavirus, partida de la cual Puerto Rico recibiría unos $10,650 millones.

En el plan republicano, no hay nuevos fondos para atender la crisis fiscal de gobiernos estatales. No obstante, buscan extender hasta 90 días después del fin del año fiscal 2021 el uso de los fondos de la ley Cares para estabilizar las finanzas de los gobiernos estatales.

En el caso de Puerto Rico eso significaría que los $2,240 millones que recibió el gobierno de la Isla para uso discrecional en la lucha contra el coronavirus, estarían disponibles hasta septiembre de 2021.

El líder de la mayoría republicana, Mitch McConnell (Kentucky), advirtió que no está sujeto a negociación su propuesta para otorgarle inmunidad a empresas e instituciones públicas que reabren, que es rechazada por los demócratas. “No vamos a negociar sobre ese asunto”, indicó.

La speaker Pelosi sostuvo que esa afirmación de McConnell no fue “una buena forma de empezar las discusiones esta tarde”.

McConnell, sin embargo, entra al proceso debilitado. Tardó una semana en presentar su proyecto ante la oposición de senadores republicanos a una nueva legislación que costaría $1 billón (trillion) bajo el plan del GOP y $3 billones en el caso de la propuesta demócrata.

Ahora se dice que hasta la mitad de los 53 miembros del caucus republicano del Senado tiene dudas en torno a la idea de aprobar otro proyecto de estímulo económico. El senador republicano Mike Braun (Indiana), según la publicación Político, indicó que McConnell “va a perder un montón de nosotros que somos conservadores fiscales, no importa el contenido, solo por la cantidad”.

La meta es aprobar una legislación de consenso la semana próxima, y entonces iniciar el tradicional receso legislativo de agosto.