La medida fue referida a la alcaldesa Muriel Bowser, para que la firme, para luego ser revisada por el Congreso. (AP / Manuel Balce Ceneta)
Muriel Bowser, alcaldesa de Washington D.C..

Washington D.C. – La Cámara baja federal iniciará en dos semanas el trámite del proyecto de ley en favor de convertir la zona residencial de Washington D.C. en el estado 51 de Estados Unidos.

El Comité de Investigaciones y Reforma Gubernamental ha convocado a una audiencia pública para el 11 de marzo, con el propósito de discutir el proyecto de estadidad presentado por la delegada de Washington D.C., Eleanor Holmes Norton.

Por vez primera en la historia, la medida fue aprobada en junio de 2020 en la Cámara de Representantes, aunque nunca avanzó en el Senado.

Aunque el liderato de la mayoría demócrata intenterá volver a aprobar la legislación en el pleno de la Cámara baja en esta sesión, todo indica que tampoco tendrá votos suficientes en el Senado, dividido 50 a 50, y donde se requiere el respaldo de 60 senadores para llevar una medida a votación final.

El proyecto de Holmes Norton tiene ahora 212 coauspiciadores – 210 de ellos con derecho al voto en el pleno cameral-, todos demócratas. En el Senado, la medida tiene el apoyo de 40 de los 50 demócratas, pero allí se requieren 60 votos para llevarla a votación final. Ni un solo republicano apoya la legislación.

En 2016, la propuesta de estadidad para Washington D.C. tuvo el respaldo del 86% de los votantes de la capital federal.

Como en la pasada sesión, la discusión en comité volverá a tocar las dudas constitucionales sobre la legislación y la capacidad financiera de la ciudad para sostenerse a sí misma.

El Proyecto 51 de la Cámara baja propone crear el estado de Washington Douglas Commonwealth y limitar la capital federal a una zona de dos millas que reunirá entre otras cosas el Capitolio y la Casa Blanca.

“En 2019, nos presentamos ante este Comité por primera vez en casi tres décadas y presentamos un caso moral y constitucional irrefutable a favor de la estadidad. Ahora, tras la histórica aprobación de la (medida) en la Cámara el año pasado, y con el apoyo de los estadounidenses en todo el país, estamos aún más unidos, organizados y preparados para exigir la estadidad de D.C. ahora para las generaciones de Washingtonianos que han esperado demasiado tiempo por una ciudadanía plena e igual”, indicó la alcaldesa de Washington D.C., Muriel Bowser.

En la audiencia anterior, que tuvo lugar en septiembre de 2019, Bowser rechazó el estereotipo de que Washington D.C. es mal administrada, al indicar que las finanzas de la ciudad han estado equilibradas durante 24 años y tiene un presupuesto de $15,500 millones anuales. “Para el propósito de miles de leyes federales, actuamos como un estado, y lo hacemos bien”, sostuvo entonces.

La alcaldesa de Washington D.C. refutó también que la Constitución federal impida la admisión porque le requiere ser un distrito federal. “Eso es falso. La Constitución establece un tamaño máximo de 10 millas cuadradas para un distrito federal pero no receta un tamaño mínimo para cualificar como distrito federal o estado”, indicó Bowser.

Mientras, el congresista demócrata Gerald Connolly (Virginia) advirtió también en aquella audiencia que el Congreso se ha hecho tres preguntas para determinar la admisión de un estado: ¿Tienen los residentes un compromiso con el gobierno propio?; ¿Apoyan los residentes la estadidad?; y ¿Tiene el estado que se propone suficientes recursos y población para mantenerse, y aportar a los costos de ser parte del gobierno federal? . A su juicio, el proyecto cumple con esos tres requisitos.

Según la alcaldesa, Washington D.C. aportó $28,000 millones al Tesoro el pasado año, mientras recibió en asignaciones federales unos $4,000 millones anuales.

Sus habitantes pagan contribuciones federales sobre ingresos. Aunque los residentes de la capital federal, por enmienda constitucional, son parte del colegio electoral de EE.UU. y por ello votan en la elección presidencial, no tienen derecho a representación con plenos derechos en el Senado y la Cámara baja.

En la audiencia del 11 de marzo declararán la alcaldesa Bowser, el concejal municipal Phil Mendelson, un representante de la oficina del principal oficial financiero de Washington D.C., el abogado Mainon Schwartz del Servicio de Investigaciones del Congreso, el presidente interino de la Conferencia de Liderazgo en Derechos Civiles y Humanos, Wade Henderson, y el veterano de las Fuerzas Armadas Harry Wingo.

💬Ver comentarios