La speaker Nancy Pelosi advierte que más de dos millones de estadounidenses se han contagiado con el coronavirus desde que los demócratas de la Cámara baja aprobaron un nuevo proyecto de estímulo económico detenido en el Senado. (The Associated Press)

Washington.- Los demócratas del Congreso exhortaron hoy a la mayoría republicana del Senado a echar hacia delante el proyecto cameral de estímulo económico que está pendiente hace dos meses, el cual adquiere un carácter urgente ante la expiración de beneficios federales aprobados en la primavera para mitigar el coronavirus.

“La asistencia por desempleo expira este mes. Cada día que pasa, la ansiedad aumenta…Imaginen la incertidumbre en las casas estadounidenses de las personas que ahora, tras perder el empleo, dependen de la asistencia por desempleo”, indicó la speaker Nancy Pelosi.

Ante el incremento de casos positivos y hospitalizaciones a causa del COVID-19, Pelosi sostuvo que el plan demócrata contiene el salvavidas económico para familias y gobiernos locales, además de los fondos para potenciar la adquisición de equipos de protección para trabajadores y ciudadanos.

También exhortó al presidente Donald Trump a utilizar la ley de Producción de Defensa para aumentar la manufactura de equipo de protección personal, en momentos en que las autoridades de salud prevén que en medio de un resurgimiento de casos positivos de coronavirus, la situación será aún peor en los últimos meses del año.

La mayoría republicana del Senado puede presentar la semana próxima, cuando retornan las sesiones de ambas cámaras del Congreso, su propio proyecto de estímulo económico.

El proyecto demócrata, aprobado en la Cámara de Representantes el 15 de mayo, asigna cerca de $3 billones (trillions) para paliar los daños que causa el coronavirus a la economía de Estados Unidos, una medida que pudiera tener un impacto de por lo menos cerca de $20,000 millones en Puerto Rico.

Pelosi sostuvo que casi 50,000 estadounidenses han muerto desde que se aprobó el proyecto demócrata. Otros dos millones se han contagiado con el COVID-19, que ha infectado a cerca de 3.44 millones de personas en Estados Unidos. En total han muerto casi 137,000 personas en Estados Unidos a causa del coronavirus.

La legislación demócrata propone un segundo cheque federal de por lo menos $1,200 para la mayoría de los ciudadanos, incluyendo a estudiantes.

La medida impulsa extender hasta enero de 2021 la asistencia federal de $600 semanales por desempleo y hasta diciembre de 2021 las licencias por enfermedad y familiares.

Otro apartado de la legislación impulsa perdonar hasta $10,000 en préstamos estudiantiles.

Incluye además asistencia para los gobiernos estatales y locales, hospitales y sistemas educativos superar la prolongada crisis financiera que causa el novel virus.

El presidente Trump ha mostrado apertura a un nuevo cheque federal y, como el liderato republicano del Congreso, hecho énfasis en legislar una especie inmunidad para las empresas e instituciones que retomaron sus funciones en medio de la pandemia.

Mitch McConnell, líder de la mayoría republicana del Senado, dejó entrever recientemente que puede favorecer un segundo cheque federal de $1,200, pero limitado a las personas que ganan menos de $40,000.

En el caso de la propuesta demócrata, el cheque de $1,200 sería para individuos que devengan hasta $75,000 anuales. El total del dinero se reduciría hasta extinguirse una vez el ingreso de la persona alcanza los $99,000. Para parejas, el salario máximo para obtener un pago de por lo menos $2,400 es de $150,000.

El proyecto demócrata propone además $1,200 por cada dependiente, hasta un pago máximo de $6,000.

“Vamos a ver cómo es el proyecto (republicano)”, dijo Pelosi, en una conferencia de prensa en el Capitolio.

En una entrevista reciente, el senador republicano Rick Scott (Florida), cercano a la Casa Blanca, dijo a El Nuevo Día que el próximo proyecto de estímulo económico debe incluir asistencia por desempleo. Los republicanos, no obstante, pueden buscar reducir la asistencia de $600 semanales.

El plan demócrata impulsa un fondo de $915,000 millones para asistir fiscalmente a los gobiernos de los estados, territorios y tribus, así como a, a nivel local, a los gobiernos de condados y municipios.

Entre los gobiernos estatales y territoriales se distribuirían alrededor de $540,000 millones. Otros $375,000 millones son para asistir a los gobiernos de los condados y municipios.

Unos $20,000 millones se separan para los gobiernos estatales territoriales. De ese total, Puerto Rico recibiría cerca de $10,650 millones, según un análisis de El Nuevo Día.

El proyecto demócrata, como la medida aprobada por el pleno de la Cámara baja en febrero para atender los recientes terremotos, vuelve a impulsar que se financie plenamente en Puerto Rico créditos por ingresos devengados (EITC) y niños dependientes (CTC), que tendrían un impacto de $1,400 millones anuales.

En términos específicos para isla, la medida persigue, además, una asignación de cerca de $285 millones en asistencia alimentaria y $60 millones para las carreteras en Puerto Rico.

El proyecto incluye a la isla en el programa que aumenta los fondos de asistencia alimentaria cuando los comedores escolares de una jurisdicción no están en pleno funcionamiento.

El proyecto demócrata, entre otras cosas, incluye $100,000 millones en subvenciones para hospitales y proveedores de salud en los estados, Washington D.C. y los territorios. A su vez, asigna $75,000 millones para pruebas de detección del virus, el rastreo de contactos y otras actividades relacionadas.

Otros $100,000 millones se otorgan al Departamento de Educación de EE.UU. para asistir a los sistemas educativos estatales y locales, además de las instituciones de educación postsecundaria.

El proyecto demócrata recomienda a su vez $200,000 millones en pagos a trabajadores esenciales y $175,000 millones en asistencia de vivienda.