Los delegados ante el DNC votarán la semana próxima por la nueva dirección de la colectividad estadounidense. (AP)
El DNC renovó sus comités este fin de semana.

Washington D. C. – Por vez primera en al menos dos décadas, ningún miembro de representación general residente en Puerto Rico fue seleccionado al Comité Nacional Demócrata (DNC, en inglés), desde donde se dirigen los esfuerzos del Partido Demócrata de Estados Unidos.

Los términos de los tres puertorriqueños residentes de la isla que eran miembros “at large” –el abogado Andrés López, el cabildero Manuel Ortiz y la exsenadora Margarita Nolasco, identificados con el Partido Nuevo Progresista (PNP)-, vencieron el sábado, cuando se renovaron los integrantes del DNC como parte de su reunión de otoño.

“Se sometieron candidatos, pero no fueron seleccionados”, reconoció el sábado el presidente del Partido Demócrata de Estados Unidos en Puerto Rico, el exsenador Charlie Rodríguez.

Tampoco habrá representantes de la isla en los principales comités del DNC, con el que se identifican algunos sectores del PNP y del Partido Popular Democrático (PPD), principalmente de cara a las primarias y las convenciones presidenciales de Estados Unidos.

Los cuatro miembros de Puerto Rico que quedan en el DNC son los que tienen acceso a la estructura debido a sus cargos en el comité de la isla: Rodríguez; la vicepresidenta Johanne Vélez; el delegado permanente, Luis Dávila Pernas; y la delegada permanente y exalcaldesa de Ponce María “Mayita” Meléndez.

El único boricua que se mantuvo en el DNC como miembro “at large” fue John Verdejo, de Carolina del Norte.

Ortiz, quien fue el principal cabildero en Washington D.C. del gobierno de Ricardo Rosselló Nevares, y Nolasco eran miembros por acumulación y del Comité de Credenciales. Los dos son cercanos al liderato del Partido Demócrata de Puerto Rico, que encabeza el exsenador Rodríguez y quien asumió el control del comité demócrata local de la mano del exgobernador Ricardo Rosselló Nevares.

El caso de López es distinto. López estuvo 12 años en el DNC después de haber sido uno de los principales recaudadores del presidente Barack Obama, a quien conoce desde sus años de universidad en Harvard y de quien fue enlace con Puerto Rico.

“Puedo entender si quisieron darle oportunidad a otras personas a que participen del proceso, lo cual también es saludable y aconsejable”, señaló López.

Según el expresidente del Senado y exsecretario de Estado Kenneth McClintock, por lo menos desde el año 2000 Puerto Rico ha tenido un miembro ‘at large’ en el DNC.

Los delegados de Puerto Rico, en ese momento todos estadistas, respaldaron durante el pasado cuatrienio la elección de Tom Pérez, quien como presidente del DNC apoyó la estadidad para Puerto Rico. Pérez, un exsecretario del Trabajo, es ahora precandidato demócrata a gobernador de Maryland.

La nueva directiva del DNC responde al presidente Joe Biden, quien tras las elecciones de 2020 seleccionó a Jaime Harrison – un ex candidato al Senado por Carolina del Sur-, como nuevo presidente del partido.

Hay demócratas estadistas que consideran que han perdido fuerza en Washington, en momentos en que el liderato del Partido Demócrata en Puerto Rico se percibe como aliado del exgobernador Rosselló Nevares, quien tuvo que renunciar a la gobernación en medio de multitudinarias protestas debido a los actos de corrupción de su gobierno y la divulgación de un chat en el cual, junto a principales asesores, se burlaba de amplios sectores del pueblo puertorriqueño.

Con excepción de la designación del juez Gustavo Gelpí al Primer Circuito de Apelaciones federales, demócratas estadistas pueden pensar que no han conseguido mucha influencia en la administración Biden. Gelpí tuvo el apoyo de líderes estadistas, como el gobernador Pedro Pierluisi, pero también consiguió el respaldo de exgobernadores electos por el Partido Popular Democrático (PPD), Aníbal Acevedo Vilá y Alejandro García Padilla.

El nombramiento de Gelpí puede ser confirmado por el Senado de Estados Unidos el 18 de octubre.

El pasado jueves, Biden anunció el nombramiento de la diplomática puertorriqueña Mari Carmen Aponte como embajadora en Panamá.

Aponte fue antes embajadora en El Salvador y secretaria adjunta interina de Estado para Latinoamérica. De 2001 a 2004 fue la directora ejecutiva de la Administración de Asuntos Federales de Puerto Rico (Prfaa) bajo la gobernación de Sila María Calderón.

La designación de Aponte también requiere confirmación del Senado estadounidense.

💬Ver comentarios