CocoCay es la isla privada de Royal Caribbean en las Bahamas.
CocoCay es la isla privada de Royal Caribbean en las Bahamas. (Suministrada)

Mientras la pausa de cruceros continúa en Estados Unidos al menos hasta el 1 de noviembre, las empresas siguen aprovechando este receso obligado por el coronavirus, para buscar alternativas que garanticen unas vacaciones más seguras y saludables. Entre las medidas más recientes que se han tomado, Royal Caribbean Group anunció que a través de su aplicación móvil eliminará varios de los puntos débiles de cualquier viaje de crucero.

A través del ‘app’ se logrará controlar las filas, para minimizarlas, el papeleo que se hace en el puerto y las multitudes, que en algunos casos, especialmente en los barcos grandes, pueden verse tanto en el embarque como en el desembarque.

Este ‘app’ no es nuevo. Fue estrenado en el 2017 y se usa ahora en todos los barcos del grupo que incluyen los de Royal Caribbean, Celebrity Cruises, Silversea y Azamara, entre otros. Lo que sí es nuevo son algunas de las funciones que se están integrando para garantizar las medidas de seguridad obligadas por la pandemia del COVID-19, como el promover el distanciamiento físico y la reducción de los puntos de contacto comunes.

Cuando se reanuden los viajes se enfatizará el check-in online, y el descargar una fotografía del viajero así como escanear la identificación, para obtener su tarjeta de embarque en el celular. Esta tecnología estaba disponible desde el 2018, pero muchos viajeros optan por la vía tradicional, lo que hacía necesario las filas en el puerto y presentar la documentación.

Además, los pasajeros podrán abrir sus cabinas desde sus teléfonos, descargando una llave digital. Esto estará disponible en algunos barcos y tipos de cabinas. Ya en sus camarotes, podrán controlar la televisión, la iluminación y la temperatura desde el celular, evitando así tener que tocar superficies o accesorios continuamente para esas funciones. El app, como ya es acostumbrado, servirá además para revisar los gastos a bordo, para ver el programa de actividades diarios y hacer reservaciones de actividades o restaurantes.

Con este nuevo sistema el pasajero podrá ver todas las instrucciones de seguridad en el ‘app’, y completar el proceso visitando el área de reunión para emergencia (el Assembly Station) cuando desee hacerlo, pero antes de empezar el viaje.
Con este nuevo sistema el pasajero podrá ver todas las instrucciones de seguridad en el ‘app’, y completar el proceso visitando el área de reunión para emergencia (el Assembly Station) cuando desee hacerlo, pero antes de empezar el viaje.

Esto se une al anuncio previo de un nuevo sistema de simulacro, que ya estaba en desarrollo desde antes de la pandemia, pero que ahora se espera estrenar cuando se reanuden los viajes. El “Muster 2.0” mantiene los estándares de seguridad necesarios en el simulacro, pero hará de ese momento, que es obligatorio, uno más rápido y centralizado en individuos, y no en grupos grandes reunidos en un salón como es en la actualidad.

Con este nuevo sistema el pasajero podrá ver todas las instrucciones de seguridad en el ‘app’, y completar el proceso visitando el área de reunión para emergencia (el Assembly Station) cuando desee hacerlo, pero antes de empezar el viaje. El tener que hacer el “drill” o simulacro antes de viajar es un requisito establecido en el Convenio Internacional para la Seguridad de la Vida Humana en el Mar (SOLAS) y entidades como la Asociación Internacional de Líneas de Crucero (CLIA), en respuesta al accidente del Costa Concordia en el 2012.