Las Bahamas reabrirán el 1 de julio con la reanudación de vuelos comerciales internacionales. (Suministrada)
Las Bahamas reabrirán el 1 de julio con la reanudación de vuelos comerciales internacionales. (Suministrada)

El ministro de Turismo de Bahamas, Dionisio D’Aguilar, dijo este domingo que las autoridades del archipiélago atlántico pondrán en marcha todas las medidas necesarias para facilitar la llegada de cruceros.

D’Aguilar señaló que Bahamas, que ha sufrido graves pérdidas económicas a causa del cierre de fronteras por la pandemia del COVID-19, dará la bienvenida a los cruceros en cuanto comiencen a zarpar de los puertos estadounidenses, en conferencia de prensa.

Las palabras de D’Aguilar llegan después de que la naviera MSC Cruises divulgara el sábado que planea iniciar la actividad de cruceros con paradas en Bahamas el próximo mes de noviembre.

MSC Cruises reveló que planea viajar a Bahamas durante los meses de noviembre y diciembre, con paradas programadas en Nassau y Ocean Cay, en el distrito de Bimini, donde el itinerario podría incluir una parada nocturna.

El ministro de Turismo matizó que tanto Bahamas como las líneas de cruceros tendrán que atenerse a los protocolos de la COVID-19 que regirán en la industria.

“Las empresas quieren entrar en el puerto de Nassau, lo cual es una buena noticia”, subrayó D’Aguilar.

“Tenemos que hacer que funcione el sistema”, subrayó el funcionario, cuyo país reabrió fronteras al turismo en julio, lo que provocó un drástico aumento de casos de contagio que obligó a volver a las medidas de confinamiento iniciales.

MSC Cruises incluye varios itinerarios posibles para noviembre, entre los que estaría una parada en la capital de Bahamas, Nassau, y la Marina Ocean Cay.

La compañía, junto con otras líneas de cruceros, aplazó el inicio de su actividad hasta noviembre, de acuerdo con la recomendación del Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, en inglés) de Estados Unidos.

Bahamas anunció recientemente dejará de exigir a los turistas que visitan el archipiélago atlántico pasar un periodo de cuarentena en el lugar escogido para su estancia, pero a cambio, a partir del próximo 1 de noviembre, deberán someterse a una prueba molecular previa al viaje para demostrar que no están contagiados por el COVID-19.

El turismo por sí solo proporciona aproximadamente el 60 % del PIB de Bahamas y emplea aproximadamente a la mitad de su fuerza laboral, lo que da idea de lo que la COVID-19 ha supuesto para este archipiélago atlántico.

Según cálculos de las autoridades locales, Bahamas puede perder $2,700 millones en ingresos por turismo si la pandemia de COVID-19 se prolonga hasta finales de 2020.