Freddie Méndez y Rosamil Molina tocaron en uno de los barcos de Norwegian Cruise Line.
Freddie Méndez y Rosamil Molina tocaron en uno de los barcos de Norwegian Cruise Line. (Suministrada)

Los cruceros siguen con su receso obligado, y extendido, pero eso no impidió que la creatividad de dos artistas boricuas siguiera viento en popa. Cuando Freddie Méndez y Rosamil Molina, creadores del dúo Latin Fiesta navegaban el mundo en uno de los barcos de Norwegian Cruise Line, se enfrentaron a la incierta realidad del cese de cruceros debido a la pandemia del coronavirus. Al darse cuenta de que el asunto “iba para largo” y no saber cuándo podrían regresar a la Isla, decidieron poner manos a la obra y no dejar que la crisis que ellos pensaban se extendería por poco tiempo, los dejara sin hacer lo que más les gusta: música. Así nació “Navidad con Jesús”, un álbum de villancicos navideños que está a punto de lanzarse.

Freddie Méndez y Rosamil Molina en Venecia.
Freddie Méndez y Rosamil Molina en Venecia.

El músico y productor, que ha ganado cuatro premios Grammy y ha sido nominado en 12 ocasiones, tenía ese sueño guardado y por falta de tiempo no lo había podido hacer. “Cuando me di cuenta que eso era lo que más nos sobraba durante la pandemia, me dije que este era el momento perfecto”, dijo Freddie.

La increíble aventura de 109 días de estos esposos, los llevó a navegar sin parar por sitios tan distantes como Sudáfrica y luego por el Caribe y Florida. La pasaron de barco en barco de la empresa Norwegian Cruise Holdings, antes de poder pisar tierra firme en Puerto Rico, al finalmente lograr permiso para desembarcar cerca de San Juan.

Pero más aventura fue grabar el disco. “No fue fácil. Nada más identificar el lugar dónde grabar era un proyecto grande. Nos encontramos con que en el teatro había artistas que ya se habían adueñado, y en otros lugares había mucho ruido. En la cabina no podíamos hacerlo porque íbamos a molestar a nuestros vecinos, hasta que nos dimos cuenta que el casino era lo ideal. Y allí lo grabamos aunque con muchas interrupciones”, dijo la pareja de artistas.

Cuando empezaron la preproducción, sí lo hicieron en la cabina, usando la laptop. Freddie tenía algo bien claro, el disco tenía que ser de villancicos, para remontarse a los que escuchaba en la iglesia en su niñez, mientras era monaguillo, y las voces estarían a cargo de Rosamil.

Pero el también productor quería asegurarse de que sonaran como auténticos villancicos, por lo que necesitaba un coro de 16 voces, y lo hicieron mientras ambos compartían un par de audífonos del celular, uno en el oído izquierdo y otro en el derecho. Freddie quería un resultado que no sonara en bloques como los coros, sino como villancicos, así que Rosamil grabó 16 canales de voz, con arreglos a cuatro voces y cada canal se cuadruplicaba. “Me tomó más de un mes montar las piezas como bloques de Lego en la computadora”, dijo el premiado productor que ha trabajado con Gilberto Santa Rosa, Milly Quezada, Elvis Crespo y Grupo Manía, entre otros.

Al llegar a Puerto Rico, Freddie hizo los arreglos musicales, en un proceso también “contra viento y marea”. Cortes de electricidad y las tormentas que han llegado, no lograron eliminar el deseo de sacar este CD, “porque ahora era el momento de hacer este primer disco juntos como esposos”, dijo la pareja que empezó su travesía musical juntos en el 2012 y en cruceros en el 2017.

La producción contiene 14 villancicos, incluyendo “Alegría, Alegría", “El Tamborilero", “Noche de Paz” y el “Villancico Yaucano". Para verla hecha realidad, solo falta alcanzar la meta en Kickstarter, que se vencerá el 14 de este mes de octubre, donde hicieron una campaña que acompañaron con un cronología y un jocoso video.

“Hemos puesto todo el entusiasmo y cientos de hora de trabajo para este álbum que queremos ver físicamente también. Escogimos una campaña de Kickstarter, porque las personas se comprometen a comprar el CD, pero no tienen que pagarlo hasta lograr alcanzar la meta. Me gusta tener el CD en la mano, poder regalarlo a mis amistades y familiares y tengo fe en que vamos a alcanzar la meta”, dijo Freddie, quien sueña con sentir en sus manos el álbum.

También en pausa su vuelta a navegar

Después de cosechar logros y premios a bordo de los barcos de Norwegian Cruise Holdings, y de paso realizar su sueño de conocer el mundo, el dúo también tiene la incertidumbre que arropa a toda la industria turística y no saben si podrán regresar a trabajar en cruceros, cuándo o en cuál barco.

“Estamos felices del éxito y las experiencias que logramos en tan corto tiempo pero no sabemos en este momento qué va a pasar”, dijo el dúo, que se mantiene en comunicación con muchos compañeros artistas que conocieron en los diferentes cruceros y que le han hablado de otras posibilidades de exponer su arte alrededor del mundo en hoteles y teatros. De lo que sí están seguros es que siguen soñando en grande con llevar su música latina a todas partes.