De una capacidad de 2,900 pasajeros, el Mein Schiff 2, estrenado en febrero de 2019, solo llevó 1,200 en su primer viaje desde la pandemia. (Suministrada)

Con la travesía del Mein Schiff 2, se marca un histórico reinicio de la navegación de cruceros de gran tamaño durante la pandemia. El barco, de la empresa alemana TUI Cruises, está navegando este fin de semana desde Hamburgo, Alemania, en un “Blue Cruises, un viaje de tres noches donde no tendrá paradas en ningún puerto, pero llegará a aguas cercanas a Noruega.

De una capacidad de 2,900 pasajeros, el Mein Schiff 2, estrenado en febrero de 2019, solo llevó 1,200. El barco pertenece a la nueva generación de TIU Cruises, y tiene como puerto base a Hamburgo. De acuerdo a la empresa, en él se han seguido todos los protocolos de seguridad y salud requeridos en esta época de pandemia. Los videos mostrados en su cuenta de Instagram muestran la emoción que sienten desde el capitán hasta los otros tripulantes al poder volver a navegar, así como las estrictas medidas que han tomado para la salud y seguridad de todos. Royal Caribbean tiene alianza con esta línea de cruceros y es parte de los dueños.

Otros barcos del grupo que pertenecen a la misma empresa, los Hapag-Lloyd estarán de vuelta al mar, inicialmente para pasajeros de Alemania, Austria y Suiza. La compañía ha dicho que los casos relativamente bajos de COVID-19 en la región y la cercanía al puerto de embarque, contribuye a hacer estos viajes viables y seguros.

Ellos han puesto en práctica un plan de seguridad de 10 puntos, que incluye que los viajeros divulgen información de salud previa al viaje, el uso de cámaras termales previo al embarque y el distanciamiento social en todo momento. Cuando no sea posible o durante momentos donde puede haber más cercanía, como en el embarque o desembarque, se les proveerá kit que incluye mascarilla.

Además la tripulación tendrá que estar en cuarentena y tendrán revisión de salud antes del viaje y se les tomará la temperatura diariamente, antes de empezar sus labores. En cuanto a las comidas, no habrá bufés y tendrán servicio en las cabinas 24 horas, aunque habrá restaurantes disponibles.

Al igual que lo han anunciado otras líneas de crucero, tendrán a bordo un oficial de Salud Pública y laboratorios equipados para hacer pruebas rápidas de COVID-19.

En Europa hay otras líneas de barco que ya empezaron a navegar, pero son los de río los que más abundan, aunque con travesías limitadas, como los de A-Rosa y AmaWaterways. Esta última se convirtió en la primera línea de río que tiene base en Norteamérica en navegar en Europa, con viajes charters del AmaKristina, saliendo también desde Alemania.