Se adhiere a los criterios de The Trust Project
El turismo soñado de Costa Rica

El país centroamericano se precia de superar las cifras prepandémicas de visitantes, atraídos por el cuidado de sus recursos naturales

18 de mayo de 2024 - 11:10 PM

El volcán Arenal es uno de los muchos atractivos naturales de Costa Rica. (Kevin Schafer)

Costa Rica consiguió lo que muchos países anhelan: recibir un turismo de calidad y respetuoso con el medioambiente, pero a la vez exigente y deseoso de probar nuevas experiencias de naturaleza. “Tenemos el turismo que queremos”, asegura en una entrevista con EFE la embajadora del país centroamericano en España, Adriana Bolaños.

Este “es un país muy pequeño y su territorio -51,100 kilómetros cuadrados- pero cuenta con doce zonas climáticas diferentes y más de 500,000 especies animales y vegetales, y concentra el 6 % de la biodiversidad del mundo”, recuerda la embajadora.

En su momento, los costarricenses se plantaron frente a la severa deforestación a la que estaban sometiendo su entorno y lograron controlarla y revertirla: ahora el 60 % del territorio es boscoso.

No reciben turismo de masas, el suyo es un turismo de calidad, indica Adriana Bolaños, y el principal reto al que se enfrentan es que el turista que siga llegando “sea como el que ha llegado hasta ahora, un turista educado y que respeta los principios de sostenibilidad e inclusividad”.

Este tipo de visitante, señala, “aprovecha cada una de las maravillosas experiencias que Costa Rica ofrece y pide cada vez más”, pero eso no les incomoda, al contrario, “porque cuando el turista es exigente nos obliga a ser cada vez mejores”.

El viajero llega atraído por la diversidad de su oferta, ya que “un lugar es diferente al otro”, la costa del Pacífico es muy distinta a la del Atlántico, están el Caribe y los bosques nubosos, y hay volcanes cerca del Valle Central y otros más lejanos, detalla.

Se suele quedar un tiempo largo con idea de descubrir el medio natural, pero también “para vivir experiencias como el ‘rafting’ o el ‘canopy’”.

En Costa Rica ya se superaron las cifras prepandémicas de visitantes. “Realmente lo que tenemos y recibimos es el turismo que queremos”, sentencia la embajadora.

“Las personas son la base de absolutamente todo” y ese es, a su juicio, el eje central del modelo de turismo costarricense, que va mucho más allá de sus paisajes o de su biodiversidad y que apuesta desde hace años por la sostenibilidad, comenta.

Y esto puede ser así hoy, aclara, porque “se tomaron decisiones correctas en momentos determinados” de la historia del país que llevaron a “generar políticas de Estado sostenibles a lo largo de muchísimos años” y a “fortalecer a las personas”, invirtiendo en su salud y educación.

Entre estas decisiones cruciales, la creación en 1949 del Instituto Costarricense de la Electricidad, institución que facilitó que Costa Rica tenga hoy un 98% de energía eléctrica limpia. “Ahí empieza el concepto de sostenibilidad”, subraya Bolaños.

Tener “un pueblo sano y educado que supo proteger y aprovechar el capital natural” que había es lo que ha permitido lograr un modelo de turismo sostenible, “porque la naturaleza está ahí y si uno no la cuida y no toma las decisiones correctas en los momentos correctos, se pierde”, sentencia.

Popular en la Comunidad


Ups...

Nuestro sitio no es visible desde este navegador.

Te invitamos a descargar cualquiera de estos navegadores para ver nuestras noticias: