Carlos González (Jorge A Ramirez Portela / Especial para el Nuevo Día)

Ponce - El dirigente Carlos González se mantuvo apartado de la entrega del trofeo de campeonato del Baloncesto Superior Nacional (BSN) a los jugadores de los Santeros de Aguada en un salón del auditorio Juan “Pachín” Vicens. Desde una esquina, veía como sus pupilos se bañaban en champán al celebrar el resultado de la hazaña.

De cierta forma, reconoce que fue parte de las últimos toques de un proyecto que comenzó hace cinco años en Coamo y migró a Aguada para abrirse paso, a “pico y pala” como dice el eslogan del quinteto, hacia el campeonato.

El técnico se mostró bendecido en ganar su segundo título como técnico en los últimos tres años. En 2017, guió a los Piratas de Quebradillas a la cima. Con dicha franquicia, celebró el cetro del 2013 como asistente.

“Bendecido, mano. Bendecido. He estado al mando de grandes franquicias. Ellos son los que me dieron la oportunidad y la suerte de ganar esos campeonatos”, expresó González a El Nuevo Día.

“La realidad es que he tenido suerte. He estado con grandes equipos llenos de talento que me han dado la oportunidad de competir. Muchos pasan años sin ganar y he tenido la oportunidad de ganar en poco tiempo. Son bendiciones. No es nada especial. He estado en el momento correcto, en el tiempo correcto con equipos especiales. Nada, aprovechar el momento”, agregó.

González definió el saldo como un proyecto finiquitado. Aguada tuvo sus inicios como Maratonistas bajo la dirección de Allans Colón y Wilhemus Caanen, actual mentor de los Leones, con canasteros juveniles como Alex Abreu y Gilberto Clavell, ahora campeones del BSN.  Mudados al oeste, agregaron piezas como Emmy Andújar y Chris Gastón, más el importado Rigoberto Mendoza. Para este año, el técnico abogó con traer a los veteranos Ricky Sánchez y Filiberto Rivera. El último pedazo del rompecabezas fue el alero del Equipo Nacional John Holland, quien hizo su debut en el BSN con el quinteto.

“Este un equipo bien talentoso, bien profundo, pasional y emocional. Lo daban todo. Holland, un veterano que llegó con Ricky y Filiberto Rivera, que dieron la experiencia. Los jóvenes como Alex y Kevin Maura, dieron esa chispa. Clavell, Gastón, es un grupo especial. Llevan cuatro años juntos aquí. Es como proyecto completado. Ser parte de esto, me siento muy contento”, indicó.

González no quiso mirar hacia el futuro sobre la defensa del campeonato en el torneo de 2020. Al momento, solo quiere celebrar el momento histórico de la franquicia.

“Deaquí allá falta un montón. Ahora es disfrutarme esto y luego veremos que hay. La vida da muchas vueltas. Me imaginó que sí, volvemos”, declaró.


💬Ver 0 comentarios