Eddie Casiano da instrucciones durante el primer partido de Puerto Rico en el Mundial. (Agencia Efe)

Guangzhou, China – Eddie Casiano no encontraba las palabras para describir lo que su equipo acababa de lograr en su debut en esta Copa Mundial de FIBA.

Desde la línea, el técnico de Puerto Rico fue testigo en primera fila en la manera que sus jugadores elevaron el nivel y remontaron un déficit de 17 puntos en el segmento final para alcanzar una victoria 83-81 ante Irán, y así colocarse a un triunfo de asegurar su pase a la segunda ronda.

“Nunca nos quitamos. Ganamos el juego en el minuto final. Este grupo ha sido criticado, pero creo que tienen un gran corazón. Son unos guerreros. El juego no es de 39 minutos, es de 40. Jugamos los 40 minutos y nos dimos el chance de ganar. Gracias a Dios que pudimos anotar el canasto grande al final”, dijo Casiano en referencia a la cesta de Javier Mojica restando apenas siete centésimas de segundo.

Puerto Rico tuvo un lento inicio. Tras una ventaja de 7-5, Irán pasó a tener control del juego. Tuvo ventaja de 19 puntos en el segundo parcial y de 17 en el último. No fue hasta el triple de DavidHuertas con 16 segundos por jugar que el combinado boricua tuvo su primera ventaja desde el minuto seis del primer parcial.

Los boricuas lograron un avance de 30-11 en los últimos ocho minutos y medio del juego. Fue una remontada espectacular.

“Rotamos el grupo buscando defensa. Javier terminó bien y David se calentó. Fue algo que hicimos como familia. Sabemos el nivel que estamos jugando”, apuntó Casiano.


💬Ver 0 comentarios