José Juan Barea, de los Mavericks de Dallas, espera que la acción de la NBA se reanude en algún momento para terminar la campaña. (AP)

Suspendida la temporada de la NBA por al menos 30 días ante el brote del coronavirus COVID-19, el boricua José Juan Barea aprovechará este tiempo para compartir con su familia con la esperanza que la acción se reanudará en algún momento.

“Hay que tener mucha paciencia, disfrutar de la familia y cuidarlos a todos ellos”, dijo el armador de los Mavericks a El Nuevo Día desde su residencia en Dallas.

“Es algo que nunca ha pasado en medio de la temporada. Hay que adaptarse a la situación y mantenerse positivo”.

El miércoles, la NBA fue la primera liga profesional estadounidense en anunciar la suspensión de la campaña hasta nuevo aviso al confirmarse que el pívot del Jazz de Utah, Rudy Gobert, dio positivo a este virus.

La noche del miércoles, los Mavericks estaban jugando en su casa ante los Nuggets de Denver, cuando surgió la noticia del positivo de Gubert. Barea se enteró en el tercer parcial. Y dijo que la NBA actuó correctamente al detener el torneo.

“No me sorprendió la decisión de la NBA. Cuando vieron que un jugador estaba envuelto (con el coronavirus) decidieron suspender todo y fue lo mejor que hicieron. Es mejor actuar rápido y tener cuidado, esperando que todo esto se pueda controlar”, indicó el base, de 35 años.

El jueves en la noche, el comisionado de la NBA, Adam Silver, comunicó que debido a la pandemia por el coronavirus la suspensión de la campaña duraría al menos un mes. La pausa significa que no habrá partidos hasta el 10 de abril. Silver no ha dicho si la fase regular continuará o si la acción se reanudará con los playoffs.

Barea dijo que el domingo tendrá un panorama más claro de lo que acontecerá en el equipo durante este periodo de tiempo. “El domingo nos dirán cuál es el plan. Si empezaremos a practicar o no; o si nos mantenemos haciendo entrenamientos individuales”, dijo.

Barea sí espera regresar al tabloncillo esta campaña, cuando los Mavericks lucen encaminados a clasificar a los playoffs en la Conferencia del Oeste. Dallas tiene marca de 40-27 y ocupa la séptima posición.

La última vez que los Mavericks llegaron a la postemporada fue en la campaña 2015-16. Quedaron fuera en las últimas tres campañas

“En algún momento espero que volvamos a la cancha. Al atrasarse la temporada, quizás, jugaremos en el verano. Todos esperamos terminar la campaña”.

Por el momento, Barea disfruta este tiempo en familia junto a su esposa Viviana y sus hijos Paulina (4 años) y José Juan (7 meses) en Dallas, mientras mantiene comunicación con su hijo mayor Sebastián (8 años) que reside en Miami, y con sus padres en Mayagüez.

“Todos estamos bien y tranquilos”.

Preocupado por el BSN

De otra parte, Barea se mostró preocupado por la pausa del torneo del BSN al conocer que la mayoría de los jugadores dependen únicamente del salario de la liga para el sustento personal y familiar.

Ante esta situación de emergencia, los equipos de la liga no están en la obligación de pagarles a los canasteros durante el periodo que esté paralizado el torneo.

“Eso es algo que afecta a todo el mundo, pero me preocupa más la situación con los jugadores. Allá es posible que los apoderados no tengan dinero para cumplir con los jugadores. No es como acá que seguimos cobrando. Espero que allá todo se pueda resolver también”.


💬Ver 0 comentarios