José Juan Barea, aquí junto a su compañero de los Mavericks Dwight Powell, encestó tres triples casi seguidos tan pronto entró a juego el miércoles. (AP / Richard W. Rodríguez)

José Juan Barea fue paciente en los primeros seis juegos de la temporada al verlos desde el banco sin escuchar la voz del dirigente Rick Carlisle para indicarle que entrara al tabloncillo. Era un pedido que extrañaba y que no escuchaba desde el pasado 11 de enero cuando sufrió la lesión en el tendón de Aquiles derecho que terminó su pasada temporada.


💬Ver 0 comentarios