(semisquare-x3)
Lebron James. (AP)

Hace 14 años que el estelar jugador LeBron James no tenía que irse tan temprano a su casa en una temporada de la NBA.

Con el revés del jueves en la noche de Los Ángeles por final de 111-106 ante los Nets de Brooklyn, los Lakers quedaron oficialmente eliminados en la Conferencia del Oeste y James vio detenida una racha de 13 temporadas clasificando a los playoffs. James, de paso, llevaba ocho finales seguidas de la NBA. La última vez que quedó fuera de los playoffs fue con los Cavaliers de Cleveland en 2004-05.

Contrario a  las expectativas de un despertar de la franquicia, que comenzó a crearse en el tiempo muerto con la firma de James, los Lakers ni siquiera clasificaron a la postemporada por sexto año consecutivo. Esa es la sequía más larga en la historia del club.

“Es sorpresiva (la eliminación), definitivamente. Por lo menos yo no esperaba que no entraran a los playoffs. Todo lo contrario. Ciertamente hay una mezcla de dos cosas. El equipo empezó jugando bien. Luego el virus de las lesiones empezó a atacar. Y sí me sorprendió mucho que una vez se fueron recuperando, LeBron James no ejerciera el rol de líder que quizás se esperaba de él, teniendo un equipo de jugadores bien jóvenes”, opinó el exarmador del Equipo Nacional y del BSN, Edgar Padilla, a El Nuevo Día.

En efecto los Lakers pusieron su récord en 20-14 el Día de Navidad al derrotar a Golden State, llegando a ocupar la cuarta posición de la Conferencia del Oeste. En ese patido LeBron se lesionó y sin él jugaron para 6-11. A partir de esa fecha, en general jugaron para 9-17, cayendo su récord a 29-31.

“Yo esperaba que ellos llegaran a playoffs y compitieran este año, y batallaran quizás en primera y segunda ronda”, agregó Padilla, quien está claro que aun con LeBron los Lakers no lucían un equipo completo como para aspirar al título de la liga.

La realidad fue que nunca pudieron sumar durante el transcurso de la campaña esa pieza adicional que muchos entendidos pensaban que les hacía falta para convertirse en contendores a desbancar a los Warriors. Quedó evidenciado que les hacía falta mucho más que un LeBron James que llevaba ocho años consecutivos llegando a la final.

Con récord de 31-41, restando 10 partidos para concluir la temporada regular, los Lakers ocupaban ayer la undécima posición del Oeste, a 10.5 juegos de la octava y última posición clasificatoria.

“Obviamente, ha sido una temporada dura para todos nosotros”, dijo James a la prensa el jueves luego de registrar 25 puntos, 14 asistencias, nueve rebotes y ocho pérdidas de balón. “Esto no fue para lo que firmamos. A través del año, pasaron cosas. Suspensiones, lesiones, cosas de esa naturaleza, y simplemente no ser capaz de jugar un baloncesto consistente por 48 minutos. Pero tú ni siquiera dejas que tu mente se afecte por esas cosas. Simplemente sigues tratando. Solo tratas de hacerlo mejor hoy, y continuar el día de mañana, y de ahí en adelante. La postemporada nunca es segura. Tienes que salir y trabajar”, agregó James.

Padilla cree que si algo pudo haber afectado al equipo, además de las lesiones, fue el hecho de que los canasteros más jóvenes supieran que la gerencia estaba dispuesta a cambiarlos prácticamente a todos cuando buscaban al pívot de los Pelicans de Nueva Orleans, Anthony Davis, para unirlo a su amigo LeBron en los Lakers.

Anímicamente, Padilla cree que pudo haber minado la confianza de los canasteros más jóvenes, y crear un ambiente de “brazos caídos”.

“Creo que la organización tiene que tomar una decisión la temporada que viene (2019-2020), que es vital para el futuro de esa franquicia, por lo menos el futuro cercano. O decide mantenerse con ese núcleo de jóvenes y crecer el equipo, sacando a LeBron James ahora que tiene posibilidades de un buen cambio y de traer jugadores más jóvenes, o seguir apostando a LeBron James, que ya es un jugador que tiene mucho millaje en las costillas”, analizó Padilla.

“Ese equipo tiene muchachos jóvenes que no son tiradores. LeBron necesita jugar alrededor de tiradores. Ese equipo no está hecho para LeBron James. Yo esperaba como mucho que llegaran a la segunda ronda, pero de ahí no iban a pasar. Lo que sí me sorprende es que se hayan desmoronado cuando matemáticamente hablando tenían todavía posibilidades de entrar (a la postemporada)”.


💬Ver 0 comentarios