La armadora y capitana de Puerto Rico Pamela Rosado lideró con 12 puntos. (FIBA)

Puerto Rico lució como un digno rival en su primer choque continental frente a Estados Unidos, campeón olímpico y del mundo, en la derrota del sábado 78-54 en las semifinales de la AmeriCup femenino en el coliseo Roberto Clemente.

La Selección Nacional jugará el domingo por la medalla de bronce a las 5:30 p.m. frente a Brasil, que cayó más temprano ante el bicampeón defensor Canadá. La final se celebrará a las 8:00 p.m.

Las boricuas batallarán por el tercer lugar del torneo por segunda vez consecutiva. En 2017 en Argentina, vencieron a las brasileñas por la presea de bronce.

“Brasil tiene un gran equipo. Nos vamos a preparar para ellas. Ya las vimos y fogueamos contra ellas. Queremos ganar la medalla de bronce. Estamos en casa y queremos repetir la actuación de 2017. Para eso vamos”, expresó el dirigente boricua Jerry Batista culminado el encuentro.

Ante un rival superior en todos los departamentos, Puerto Rico tuvo un luchado primer parcial al estar abajo solo por nueve puntos 19-10. Para el segundo cuarto, las estadounidenses impusieron su mando con un periodo 19-12 e irse al descanso arriba 38-22.

Estados Unidos llegó a estar arriba hasta por 26 puntos, pero la intensidad demostrada por las locales no hacía parecer que estaban siendo doblegas en el marcador durante la segunda mitad. Cada canasto era celebrado por el público que llenó casi todos los asientos del primer nivel de la instalación.

La armadora y capitana de Puerto Rico Pamela Rosado lideró con 12 puntos, mientras que Isalys Quiñones y Dayshalee Salamán aportaron nueve unidades cada una. Jennifer O'Neill fue limitada a dos tantos. Jazmone Gwathmey jugó 15 minutos para cuatro puntos después de perderse los últimos dos compromisos por una molestia en la espalda baja.

Finalizado el encuentro, Rosado aplaudió el esfuerzo de su escuadra contra el favorito de la competencia.

“Sabíamos que era un equipo de potencia, con jugadoras de la WNBA. No son unas Sue Bird ni Diana Taurasi pero son las mejores. Vinimos a jugar duro, a tratar de sacar lo mejor de nosotras. Teníamos que luchar en casa y eso fue lo que hicimos”, expresó.

De igual forma, la base reconoció la mejoría del programa nacional ante rivales fuera de su región.

“He estado en las (palizas) de 70 puntos y 50 puntos. Hoy me voy contenta porque solo fue por 24. Estuvimos todo el tiempo en el juego. Jugadoras importantes de ella no encestaron el balón. Ellas tuvieron que venir a trabajar, se vieron cansadas. Obviamente, son más físicas que nosotras así que jugamos zona para ellas realizaran el tiro largo que no convierten tanto. Fue un gran partido y creo que la gente se fue contenta”, agregó Rosado sobre el esfuerzo que llevó a las visitantes a cometer 17 errores. Puerto Rico terminó solo con seis. 

Por Estados Unidos, Sylvia Fowles fue la mejor con 17 puntos y Tina Charles ayudó con 14. Además, tuvo a tres canasteras con diez o más rebotes. Fowles atrapó 13, mientras que Charles y Napheesa Collier terminaron con 10 cada una.

“Con cada derrota salgo molesto sin importar el rival. Siempre estoy con la mentalidad de que nada es suficiente. Ahora, la realidad es que el esfuerzo estuvo ahí”, reconoció Batista.


💬Ver 0 comentarios