Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

Las últimas temporadas que ha tenido el veterano armador Ansel Guzmán en el Baloncesto Superior Nacional (BSN) han estado llenas de incertidumbre para el jugador.   

Desde su última campaña con los Mets de Guaynabo en el 2012, el base ha pertenecido a los Vaqueros de Bayamón en el 2013, a los Caciques de Humacao en el 2014, y durante esta temporada fue cambiado luego de nueve juegos a los Piratas de Quebradillas.   

“No puedo decir que no me han dado la oportunidad, porque las oportunidades me las han dado, y ahora estoy aquí armando a Quebradillas. Yo creo que todo ha sido una bendición de Dios”, admitió Guzmán, de 31 años, sobre las oportunidades que ha recibido para establecerse en un equipo.

En apenas siete partidos con los Piratas, Guzmán lleva 86 puntos (12.29 por juego), 41 asistencias (5.9 por juego) y 28 rebotes (4.0 por juego). Mientras, en nueve partidos con los Caciques anotó 100 puntos, con 32 asistencias y 24 rebotes.  

“He tratado de hacer los ajustes al juego de los Piratas. Creo que ha sido un juego que no ha sido muy colectivo. He tratado de hablar con cada uno y hacer que el juego sea más colectivo para que haya más fusión entre todo el mundo”, explicó de 5’11” sobre cómo se ha acoplado al equipo.

Guzmán fue transferido de los Caciques a los Piratas a finales de marzo por el armador/escolta Carlos Strong, quien a su vez, esta semana pasó a los Indios, que enviaron a Humacao a los juveniles Héctor Maldonado y David Imes.

“El equipo es un equipo muy bueno, pero hay algunos problemitas los cuales estamos solucionando para poder llevarnos mejor. Creo que cada cual tiene mucho talento, es cuestión de unir todos los talentos y trabajar juntos para que todo funcione bien”, expresó Guzmán, quien ganó en el 2009 el premio de Jugador Más Valioso mientras militaba con los Grises de Humacao.

La meta principal que tiene Guzmán es llevar a los Piratas a la postemporada, aunque aceptó que no han tenido el inicio de temporada que esperaban. En estos momentos, Quebradillas se encuentra en la undécima posición de la tabla de posiciones con seis victorias y nueve derrotas.

 “Ahora mismo tengo que controlar más el juego, seguir comunicándome con mis compañeros y tratar de que corran los sistemas, que yo creo que es la clave que nos va a dar victorias”, serán los ajustes que hará el veterano de 11 temporadas, que recibió el premio de Novato del Año en 2003 con los Indios de Mayagüez.