Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

Un punto fuerte de la plantilla de 2016 es la mayor profundidad.
Un punto fuerte de la plantilla de 2016 es la mayor profundidad. (David Villafañe Ramos)

NOTA DEL EDITOR:   Tercero de una serie de análisis de los equipos del BSN para la temporada 2016.

BAYAMÓN- Paso a paso los Vaqueros de Bayamón han ido ganando terreno en los últimos dos años, desde aquel 2013 en que concluyeron en el sótano de la liga con marca de 10-26.

Por esa razón, tras llegar a cuartos de finales en el 2014, y hasta semifinales en el 2015,  solo tienen en mente un escenario: la serie final.

Si bien Bayamón se ha destacado históricamente por traer de los mejores refuerzos del BSN,  esta vez no tuvo que ir muy lejos para cubrir la posición del centro. Lo consiguieron mediante un cambio por Kleon Penn, aquí mismo, en Guayama: el Jugador Más Valioso de 2015, Peter John Ramos, quien promedió con los Brujos 23.2 puntos por juego y 11.9 rebotes. Números de un ‘refuerzo’, aparte de los tres importados que los Vaqueros traerán, que deben tener a los fanáticos del Rancho pensando en el campeonato que no logran desde 2009.

“Yo creo que adentro (en la pintura) con Peter estamos bien fuertes ahora. El año pasado no tenía ese jugador al final como para meter la bola adentro”, dijo el gerente general de los Vaqueros y exjugador, Franklin Western.

Western destacó que la presencia de Ramos cambia el sistema ofensivo pues cuando sea doblado en la defensa, los Vaqueros contarán también con más ayuda en los tiros a distancia, con la llegada del ‘swingman’  Francisco García, quien será uno de los refuerzos. García se unirá así a otros tiradores bonafides del equipo como Miguel Alí Berdiel.

“En Bayamón hay que competir todos los años para el campeonato. No tenemos tiempo para trabajar a ver qué pasa el próximo año. Es para el campeonato. Yo jugué 17 años aquí y yo sé como es”, añadió Western.

Bayamón espera tener en algún momento a partir de marzo a Leandro García, quien reforzó por las pasadas dos campañas a  Arecibo. Mientras, comenzará la temporada con Walker Russell en la posición de armador.

Otro de sus refuerzos será el nigeriano Jeleel Akindele, con quien Bayamón formará una muralla en el área de la pintura junto a Ramos, pues se trata de dos jugadores de sobre 7 pies a quienes el debutante dirigente Iván Flores piensa utilizar juntos en lo que llega el delantero Andy Panko.

Aparte de la fortaleza que representa por sí solo Peter John en el pívot, Western asegura que otro punto fuerte de la plantilla de 2016 es la mayor profundidad.  “Yo creo que este año la diferencia es que el banco es más profundo.  Y tenemos estatura saliendo del banco, jugadores de 6’11 y 6’9”, destacó el gerente.

Flores coincidió con Western en cuanto a lo que representa Ramos en las aspiraciones de la franquicia, pero también subrayó que otra fortaleza será el juego colectivo. “Es un baloncesto bonito, de mucho pase y buena selección de tiro. En este caso tenemos una buena presencia con Peter John en el ‘inside’, que nos abre más la cancha todavía para los tiradores. Para esos tiradores que acomoden bien su mira para que ejecuten desde esa línea de los tres puntos. La fortaleza debe ser esa. Y en defensa, pues tener los equipos bastante lejos de la pintura”, analizó el técnico, quien en el 2015 fue  asistente de Rolando Hourruitiner.

Cuando se analiza el equipo posición por posición, aparte de  Peter John, los Vaqueros tendrán en García una ficha que les da flexibilidad estratégica pues se trata no solo de un jugador con experiencia en la NBA e internacionalmente con   Dominicana, sino que es un jugador de 6’7” que puede jugar desde las posiciones 2 a la 4.

“Lleva un tiempo fuera de la cancha porque estaba esperando un contrato (NBA), no lo ha tenido y eso ha hecho que esté fuera de la cancha cuatro o cinco meses. Esperamos que llegue pronto para que coja el ritmo”, dijo Flores. “Pero debe ser un tremendo as para la Liga, un jugador de mucha experiencia y un líder”.

Berdiel, una de esas ‘voces’ en el 2015, especialmente en el tabloncillo con su producción ofensiva y armando el juego, está tan enfocado en la meta del equipo, que anticipó que no tendría problemas si ve reducida su participación, y sobre todo ahora que es seguro que la ofensiva estará repartida.

“El año pasado fue de transición con la nueva gerencia (su hermano Miguel Jabbar Berdiel entró como apoderado). De ahora en adelante es el campeonato o nada. Esa es la expectativa, para eso es que se está construyendo el equipo; para poder quedar campeón. Cualquier otra cosa es una decepción”, dijo Berdiel.