Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

Quebradillas jugó en el pasado torneo con un permiso especial de la liga por una sola temporada.
Quebradillas jugó en el pasado torneo con un permiso especial de la liga por una sola temporada. (José L. Cruz Candelaria)

NOTA DEL EDITOR: Quinto de una serie de análisis de los equipos del BSN para la temporada 2016.

Por segunda ocasión en siete años, el Guajataca le abre las puertas a otra franquicia del BSN para revivir permanentemente a los Piratas de Quebradillas.

En el 2009 fue la franquicia de los Criollos de Caguas la que se trasladó a Quebradillas; y ahora le tocó el turno a los Mets de Guaynabo.

Quebradillas jugó en el pasado torneo con un permiso especial de la liga por una sola temporada, ante el traslado de la franquicia original hacia a Manatí. Para esta temporada, la liga del BSN favoreció la permanencia de los Atenienses en Manatí y, posteriormente, surgió la oportunidad de mudar a Guaynabo a Quebradillas. Y así aconteció.

Guaynabo llegó a Quebradillas con un buen núcleo de jugadores establecidos en la liga. Los veteranos Christian Dalmau y Larry Ayuso encabezan el elenco, junto a Richard Chaney, Jesse Pellot y Jorge Bryan Díaz.

Este fue el grupo que clasificó a los Mets a los playoffs en la pasada temporada al ocupar la séptima posición con 23-21. Guaynabo, en los cuartos de final, cayó en cinco partidos ante los Cangrejeros de Santurce. Christian Dalmau no pudo culminar la temporada debido a una cirugía en la rodilla derecha.

Richie Dalmau debutó como dirigente en el BSN al frente de los Mets y ahora continuará en la dirección en su regreso a su pueblo natal.

Esta edición de los Piratas se reforzó con la llegada del cubano Yudniel Pérez, de 31 años y exmiembro de la selección de su país, y del base Ryann Abraham, quien fue adquirido desde Humacao por Rasham Suárez. También hay tres nuevos refuerzos. Ángel ‘Piwi’ García y Rick Apodaca son las bajas más signficativas.

“Pienso que tenemos un mejor grupo en comparación al pasado año. Tenemos un mejor banco y mejores refuerzos que nos van a ayudar mucho”, dijo el dirigente Richie Dalmau. “También me gusta la combinación de veteranía y de piernas jóvenes que tenemos en el grupo”.

Con 40 años, Christian Dalmau irá a jugar su temporada número 23 en la liga. Viene de sufrir su primera lesión seria en su carrera. Físicamente ya está rehabilitado de la rodilla. Le falta adquirir condición y ritmo de juego. “Creo que mientras vaya avanzando la temporada, voy a ir mejorando. Me siento bien de la rodilla y voy cogiendo suave las cosas. Es una temporada larga”, dijo el base Christian Dalmau.

Ernesto Rodríguez y Ryann Abraham ayudarán a Christian en la posición de armador. Y para evitar cargar a Christian con muchos minutos de juego, la gerencia de los Piratas optó por firmar al ‘combo guard’ Gerald Fitch, con experiencia en la NBA y en varias ligas del exterior. Debutará en la liga. “He visto que puede jugar en la uno y dos. Es un jugador con poder de anotación. Vamos a ver cómo se ajusta en la liga”, dijo el técnico.

Fitch también puede desempeñarse como escolta. Esto le permitiría mayor descanso a Ayuso, de 38 años y quien jugará su temporada número 19 en el BSN. Ayuso viene de encabezar el renglón de anotaciones de la liga con 825 puntos en 44 juegos para una media de 18.7. También promedió 33.3 minutos por encuentro.

El cubano Pérez, igualmente, es un escolta con experiencia. En el Preolímpico de Argentina 2011 promedió 12.5 puntos y 3.2 rebotes con la selección cubana. Fue la sexta selección de los Piratas en el pasado sorteo. “Una de las cosas que queríamos era fortalecer el banco para darle más tiempo de descanso a Christian y a Larry. Y tenemos jugadores que pueden salir del banco a aportar”, dijo Richie. La posición de alero está bien cubierta con Chaney y Pellot. Ambos son versátiles y pueden desempeñarse en otras posiciones como escolta y delantero. Estarán con los Piratas desde el juego inaugural.

“Tener a todo el mundo desde el principio es algo positivo”, dijo  Christian Dalmau. “Es una gran ventaja. Es algo bueno para el acoplamiento del grupo. Poder conocernos bien desde el principio de la temporada”.

Dos de los tres refuerzos jugarán en la línea frontal. Brian Conklin será el delantero y Vernon Goodridge el pívot, junto a Jorge Bryan Díaz.

Conklin jugó el pasado año con Santurce y promedió 11.5 puntos con 5.4 rebotes. Es un jugador muy físico. Goodridge, de 6’9”, estará debutando en el torneo y es descrito como un canastero atlético y defensivo. “Una de las cosas que queríamos añadirle al equipo eran jugadores físicos. Y Conklin es uno de esos jugadores. Nosotros carecimos de eso en el pasado torneo en Guaynabo. Y él nos da un poco de eso, al tiempo que Vernon es un jugador con buenas cualidades defensivas”, dijo Richie.

Díaz, en tanto, aún continúa sin explotar. Promedió 6.5 puntos y 3.5 rebotes en la pasada temporada al compartir la posición con Johan Petro.

“Espero que Jorge tenga un buen año. Trabajó mucho en su físico en el periodo muerto. Él tiene el talento, pero va a depender de él cuánto puede mejorar en su juego”, dijo Richie  al reconocer la falta de profundidad en las posiciones de delantero y centro.

Los Dalmau están de vuelta en el Guajataca y ambos solo aspiran al cetro. Ninguno ha conquistador un título en el pueblo natal. Y Quebradillas ganó su último título en el 2013 al terminar una sequía de 34 años.