El Movistar Estudiantes tiene marca de 4-8 desde la llegada de Barea. (Agencia EFE)

Cuando restan ocho partidos en la temporada regular de la ACB de España, el armador puertorriqueño José Juan Barea y el Movistar Estudiantes deben estar más preocupados por permanecer en la primera división que lograr la clasificación a la postemporada.

Los colegiales tienen marca de 9-19, ubicados en el decimocuarto encasillado de la tabla de posiciones de 19 equipos. Los primeros ochos avanzan a los playoffs. El Unicaja ocupa el último puesto clasificatorio con récord de 13-14, una ventaja de 4.5 sobre sobre el Estudiantes.

Sin embargo, el quinteto madrileño está a dos partidos de bajar a la indeseada decimoctava posición. Los quintetos en los puestos 18 y 19 son relegados a la segunda división concluido el torneo.

El RETAbet Bilbao juega para 7-21 y Acunsa GBC para 6-21, ambos en el sótano.

El Estudiantes viene de perder 85-75 contra el UCAM Murcia para ver finalizada una racha de tres victorias. En el encuentro, Barea aportó ocho puntos en 14:33 minutos de acción. El próximo encuentro será el domingo frente a Lenovo Tenerife, terceros en la competencia con 21-7. El 15 de abril, chocan contra el Baskonia, escuadra que también ve acción en la Euroliga.

“Hay que asumir que estamos donde estamos y que no hemos conseguido nada. Este es el mensaje que le quiero a mi equipo y a todo el mundo. Este equipo no ha conseguido nada, nada” , reaccionó Jota Cuspinera, dirigente que entró al equipo el pasado 14 de febrero por el despedido Javier Zamora luego de que el quinteto perdiera 10 partidos en 11 juegos.

“¿Nos podemos permitir ver la situación con un poco de tranquilidad? Sí, nos los hemos ganado. ¿Está hecho? No. Si salimos a los partidos creyendo que estamos a dos victorias (por encima) de los que están más atrás y que esto va a hacer un coser y cantar, nos estamos equivocando”, agregó.

En su primer año en el torneo español, Barea, de 36 años, promedia 13.0 puntos, 4.6 asistencias y 1.2 rebotes por cotejo. Desde su llegada el pasado enero, el equipo juega para 4-8. En el último choque, el boricua jugó con una molestia física.

“Tiene una pequeña lesión que no le impide jugar, pero le causa molestias. Eso condiciona, no está del todo bien, pero no lo suficiente como para tener que parar. Él quería jugar y ha hecho el esfuerzo, y no lo explicamos previamente para no dar pistas. En la primera parte le sustituí porque le he visto con molestias, pero en la segunda ha sido decisión táctica”, indicó Cuspinera.

El Estudiantes quedó campeón del certamen doméstico por última vez en 2000. No tiene una marca positiva desde 2009-10, cuando terminaron séptimos con 19-17.

💬Ver comentarios