Carlos Rivera (izquierda), junto a su cuñado Ricardo Carrau, promocionan su nuevo negocio. (Suministrada)

Una de las competencias deportivas del país más afectada por la pandemia causada por el COVID-19 fue la del Baloncesto Superior Nacional (BSN), ya que el torneo sufrió una pausa a mediados de marzo debido a esta enfermedad a tan solo dos semanas del comienzo de la campaña 2020.