El puertorriqueño José Juan Barea se arrodilla junto a sus compañeros de los Mavericks durante el himno. (Mavericks)

El puertorriqueño José Juan Barea se arrodilló junto a sus compañeros de los Mavericks de Dallas y el resto de los jugadores de los Rockets de Houston durante el himno nacional de Estados Unidos previo al primer choque de ambos quintetos en la “burbuja” de la NBA en Orlando, Florida.

El boricua de 35 años lució la camisa negra con el mensaje de Black Live Matters y encadenó sus brazos junto al centro de Letonia Kristaps Porzingis y Tim Hardaway Jr.

Desde el reinicio de la liga el jueves con el partido entre el Jazz de Utah y los Pelicans de Nueva Orleáns en el complejo deportivo de Walt Disney World, canasteros y técnico se agachado como símbolo de protesta contra el racismo sistémico luego del asesinato de George Floyd a manos de la policía de Minneapolis el pasado 25 de mayo, muerte que provocó una oleada de protestas en el país.

El único jugador en no arrodillarse fue canasteros del Magic de Orlando y de ascendencia puertorriqueña Jonathan Isaac antes del partido de su equipo el viernes contra los Nets de Brooklyn.

Isaac, de ascendencia puertorriqueña, estuvo de pie con las manos a la espalda. Llevaba su camiseta del Magic y no la camiseta de Black Lives Matter. Los compañeros de equipo y el dirigente Steve Clifford apoyaron la decisión.

Tras cuatro meses inactivo, Barea demostró un buen desempeño durante los tres encuentros de exhibición de los Mavericks la semana pasada. El armador reserva terminó con 14 puntos en dos de los tres encuentros.