Los Lakers ganaron su primer campeonato en una década para cerrar la "burbuja" de la NBA. (Mark J. Terrill)

La ‘burbuja’ se vació. LeBron James se infló de orgullo pues ya tiene su cuarto anillo. Y los Lakers están celebrando su regreso a la cima. Pero que nadie piense que la NBA está dispuesta a volver a jugar en una sola sede y sin fanáticos la próxima temporada.