Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

Los Cangrejeros cuentan con el regreso del dirigente Julio Toro.
Los Cangrejeros cuentan con el regreso del dirigente Julio Toro. ([email protected])

Nota del editor: Noveno de una serie de análisis de los 11 equipos para la temporada 2016 que inicia el jueves.

Una era llegó a su fin en la cueva del cangrejo con la salida de Ángelo Medina como apoderado de la franquicia. Y una nueva era empezará este año con la entrada del empresario Ariel Rodríguez.

Por espacio de 17 temporadas, Medina fue el tenedor de la franquicia de los Cangrejeros con la visión de convertirla en una de las principales en la historia. Y lo consiguió. Arrancó en el 1998 -con el traslado de Aguadilla  y su fusión con los Capitalinos de San Juan- y, de inmediato, logró una dinastía con cuatro títulos seguidos.  Posteriormente, Medina sumó otros dos campeonatos (2003 y 2007) para continuar escribiendo otras páginas de éxito en la historia de la liga y de la organización.

A finales del pasado año, Medina materializó su salida al venderle la franquicia a Rodríguez. Y otros cambios se produjeron en la gerencia y en la dirección técnica.  El exjugador Rolando Hourruitiner se convirtió en el nuevo presidente y uno de sus primeros movimientos fue traer de vuelta al experimentado dirigente, Julio Toro, responsable de dirigir aquella primera dinastía de los Cangrejeros. Toro reemplazará al español Paco Olmos, luego de llevar al conjunto a tres semifinales consecutivas. Toro viene de trabajar con los Piratas de Quebradillas. Hasta el momento, Toro se siente cómodo con todos los cambios en la cueva.

“Ha sido un buen relevo de la dinastía de Ángelo. Todo está en orden”, dijo Toro. “Mi siento cómodo. Es como si hubiera prestado algo y ahora regresara a mí”.

El elenco de Santurce también sufrió cambios. Hay varias caras experimentadas que no están de regreso. Carlos Arroyo es la principal de todas al retornar al baloncesto europeo con el  Barcelona en España. Arroyo reapareció en el pasado torneo, después de una ausencia de 12 años y parecía guiar a Santurce a la final antes de lesionarse en la etapa semifinal ante Ponce. Mientras, los veteranos Daniel Santiago y Jeffrey Aubry culminaron sus respectivas carreras en el baloncesto profesional.

Antonio ‘Puruco’ Látimer tampoco está de vuelta, a la vez que Isaac Sosa y Dallas Logan fueron enviados a Ponce por el escolta Mike Rosario. Del pasado año solo quedaron los bases Javier González, Jeff Early, y Kevin Hamilton, el escolta Javier Mojica, y el alero Ángel Ayala.

Para compensar las bajas en la pintura, los Cangrejeros ficharon a jugadores de poco relieve en la liga: Christian Soto, Owen Pérez y Joel Gierbolini. Y para darle más profundidad al perímetro firmaron a Ánsel Guzmán. Este es el talento nativo, uno muy distinto al del pasado año y muy diferente al que Toro una vez dirigió en Santurce.

“Es un personal completamente diferente y tenemos que trabajar mucho en la base. Tenemos que darnos la oportunidad de crecer y de mejorar”, dijo Toro.

Los tres importados son de la línea frontal. El alero Eniel Polynice,  el delantero Damion Jones y  el pívot Javon McCrea.  Polynice jugó con Toro el pasado año en Quebradillas y lució con medias de 15.3 puntos, 6.9 rebotes y 4.0 asistencias. Es un alero muy versátil que puede crear con el manejo

del balón. Jones y McCrea están debutando en la liga. Jones  tuvo una limitada participación en la NBA.

Los tres invitados llevarán todo el peso en la zona de los tres segundos. Tendrán mayores responsabilidades en ambos lados de la cancha.

“Es fundamental que tengan una cuota de puntos en las manos y puedan hacer un buen trabajo defensivo para cancelar la ofensiva del oponente. Esperamos que puedan trabajar en ambos lados de la cancha”, apuntó Toro.

La segunda unidad en la pintura no presenta mucha ofensiva con Soto, Pérez y Gierbolini. Han sido jugadores con limitado tiempo de juego hasta el momento en la liga. Toro tiene otras expectativas con ellos. “Esperamos la cooperación de los tres. Que nos den energía, nos ayuden en los rebotes, hagan cortinas y puntos. Pensamos que lo pueden hacer y le vamos a dar la oportunidad. Está en ellos aprovechar la oportunidad de juego”.

Sólido ‘backcourt’. Ciertamente, la fortaleza de los Cangrejeros está en el perímetro con Hamilton, González, Guzmán, Early, Rosario y Mojica. Rosario viene de dos campeonatos con los Leones y le dará profundidad a la posición de escolta. Está jugando en México, al igual que Mojica, quien aún no ha llegado a un entendido económico con la gerencia, según trascendió.

Hamilton está desde el primer día y son buenas noticias. Estuvo lesionado  el pasado año. En este periodo descansó al permanecer en su residencia en Estados Unidos, trabajando su condición física. “Me vino bien el descanso. Llevaba nueve años jugando en Europa y luego aquí. Me siento bien físicamente”, dijo Hamilton.

Con Hamilton, los Cangrejeros pueden jugar efectivamente a media cancha, y con González y Guzmán podrán correr más. “Este equipo es más joven y tiene mucha energía. También hay muchas caras nuevas”, dijo González, por su lado. “Vamos a defender duro y esperar que esa defensa produzca en ofensiva”.

Santurce lleva una sequía de casi una década sin campeonatos. Y hablar de Toro y los Cangrejeros es sinónimo de éxito y triunfos.

Toro, sin embargo, no quiere  hablar de campeonatos en la pretemporada. “Es muy complicado estar pensando ahora en la postemporada. Esto lo vemos día a día, sumando  en todos los aspectos”, dijo Toro para concluir.