Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

Guadalajara, México. La Selección Nacional estaba obstinada en subirse a los más alto del podio en el torneo de baloncesto femenino de los XVI Juegos Panamericanos y no iba a permitir que nada ni nadie le quitara el privilegio de ganar la primera medalla de oro de su historia a este nivel.

No un público enardecido apoyando en todo momento al equipo de casa. No un aguerrido equipo de México que superó todas las expectativas previas al torneo para pasar a la final.

Con una actuación brillante, que será recordada por muchos años, de parte de la armadora, Carla Cortijo, el Equipo Nacional ganó esta noche la primera medalla dorada del programa femenino en Panamericanos al doblegar vía paliza al combinado de México, 85-67, ante más de 3,500 aficionados que abarrotaron el domo de baloncesto de esta ciudad.

Cortijo hizo de todo y todo lo hizo bien. Anotó 29 puntos, hizo 10 asistencias y recogió 6 rebotes. Nada mal para una jugadora que hasta hace muy poco estuvo fuera del baloncesto por una lesión en una rodilla que le alejó de las canchas por más de dos años.

"Fue un trabajo en equipo. Había mucha presión, el público estaba apoyando mucho a México, metiendo mucha presión, también a los árbitros. Pero el orgullo de Puerto Rico nos dio la victoria. De esto es que se trata el orgullo boricua", expresó una eufórica Cortijo tras el desafío.

Antes de Guadalajara 2011, la Selección femenina apenas había ganado uno de 11 encuentros y no clasificaba a unos Panamericanos desde Caracas 83. Pero, los años de espera bien valieron la pena, pues en tierras tapatías ofrecieron una demostración de coraje, orgullo y buen juego que tuvo como recompensa esuchar "La Borinqueña" en un contexto inolvidable.

"Le dedico este triunfo a mis jugadoras. La gente no tiene idea de los duro que han trabajado estas jugadoras por los pasados tres o cuatro meses", indicó Omar González, técnico de las boricuas.

"Además, le quiero dedicar esta victoria al pueblo de Puerto Rico. Yo sé que las cosas en Puerto Rico no están bien, están pasando muchas cosas que no quisieramos. Pero, espero que disfruten este triunfo, pues estas muchachas jugaron duro para el pueblo", añadió González.

En el primer tiempo, Puerto Rico dominó prácticamente desde el lance inicial, gracias a juego efectivo de Cortijo y Michelle Pacheco, que se combinaron para marcar 16 (ocho cada una) de los puntos de las boricuas en la mitad, que concluyó 35-30.

Sin embargo, México no cedía y en las postrimerías del tercer parcial lograron acercarse a dos puntos, 51-49, con canasto de Abril García, quien junto a Erika Gómez, que marcó 33 puntos, fueron las mejores por las mexicanas.

Sin embargo, las boricuas mantuvieron el temple y con canastos en el clutch de Angiely Morales y Cortijo, se llevaron el parcial, 60-49.

A partir de ahí, Cortijo prosiguió su espactáculo y con penetraciones y asistencias se echó al bolsillo al equipo mexicano, que seguía recibiendo el aliento del público, pese a la holgada ventaja que le sacaban las boricuas.

"Puerto Rico no ha visto nada todavía de Carla Cortijo", expresó González sobre la mejor jugadora de la final. "Estuvo tres años sin jugar, pero la trajimos a trabajar con nosotros y miren lo que hizo".

Al ser cuestionado que sentía de ser el primer coach nacional en ganar una medalla a este nivel para el programa femenino, González sonrió.

"Es algo grande, muy grande. Pero para eso hemos trabajado", concluyó.