Los Leones de Ponce cayeron en cuatro juegos ante los Vaqueros de Bayamón en la semifinal B del BSN.
Los Leones de Ponce cayeron en cuatro juegos ante los Vaqueros de Bayamón en la semifinal B del BSN. (Suministrada / BSN)

Aunque no consiguieron adelantar a la final del Baloncesto Superior Nacional (BSN), la gerencia de los Leones de Ponce está satisfecha con lo logrado en esta temporada y ya está enfocada en el 2023.

Así lo estipuló el coapoderado del quinteto, Oscar Misla Villalba, quien reconoció que su conjunto es muy joven y apuesta a que para el próximo año podrán hacer un mejor papel.

“Es un equipo nuevo de Ponce, que hemos venido formando desde el 2019 cuando empezamos a hacer la transición. La pandemia –obviamente- nos detuvo un poquito, pero hemos estado haciendo selecciones de una manada nueva con unos veteranos. La madurez viene llegando. El año pasado nos quedamos cortos y nos dolió”, apuntó Misla Villalba tras la eliminación de su equipo el domingo.

Los Leones cayeron en cuatro juegos ante los Vaqueros de Bayamón como parte de la acción de la semifinal B.

Nos pusimos como meta que teníamos que ir un paso más adelante y llegamos, y llegamos bien contra todo pronóstico a darle la pelea a un gran equipo de Bayamón, que ya es su turno. Los equipos van por esas transiciones, y Ponce viene por ahí. Yo espero que esa dinastía me llegue en el 2023”, añadió Misla Villalba.

El directivo ponceño destacó que su conjunto tuvo que lidiar con las lesiones de jugadores clave, entre ellos su estelar armador Carlos Rivera, que se despidió de las canchas sin poder jugar por una fractura en su pie derecho, y Mike Rosario.

Misla Villalba reiteró que la gerencia del equipo comenzará a trabajar inmediatamente de cara a la próxima temporada. En ese sentido, recordó que su equipo tiene la primera selección del sorteo de novatos del BSN. Igualmente trabajarán con los jugadores que tienen y con el equipo de coaches.

“Estamos contentos porque definitivamente llegamos más lejos que el año pasado y de una forma contundente. Ahora hay que hacer los ajustes necesarios para presentarnos nuevamente como un equipo contender al campeonato en el 2023. Somos uno de los mejores cuatro equipos de este año”, comentó.

Desde su regreso en el 2013 luego de dos años de receso, los Leones ganaron campeonatos en el 2014 y 2015 y un subcampeonato en el 2019. Para la pasada temporada llegaron a cuartos de final, etapa en la que cayeron en seis juegos ante los eventuales subcampeones Mets de Guaynabo.

En cuanto al trabajo del dirigente Wilhelmus Caanen, argumentó que se sentaría a conversar con él para analizar todo lo que pasó.

“Nos tenemos que sentar. Definitivamente vemos una mejoría grandísima en estos años, pero no puedo ser injusto. Le estoy dando una manada de nenes chiquitos que no tienen el nivel que se necesita para ser campeones. Así que tengo que sopesar esas cosas”, dijo.

“La química que se creó con Carlos Morales, que ellos mismos se pidieron, nos permitió tener un mejor equipo no solo en la defensa sino en los puntos. Llegamos más lejos. El equipo de jugadores, así como el coaching staff, se tiene que sentar y nosotros también, a evaluar todo”, puntualizó.

💬Ver comentarios