El dirigente de los Red Sox, campeón de la Serie Mundial, se dirigió a los miles de fanáticos que se acercaron a su Caguas natal para ovacionarlo por sus logros.

Por segundo año consecutivo, el béisbol brindó algunas de las mayores alegrías que vivió el país con las destacadas actuaciones de sus peloteros en las Grandes Ligas, y todo acentuado con la gesta de Alex Cora en su primer año como dirigente de los Medias Rojas de Boston.

Si el 2017 fue un año grandioso para el béisbol puertorriqueño —con un subcampeonato en el Clásico Mundial—, el 2018 fue uno espectacular tanto en el aspecto individual de sus peloteros como en lo colectivo.

Puerto Rico ganó la medalla de oro en los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Barranquilla 2018, y antes, en febrero, conquistó por segundo año seguido la Serie del Caribe de la mano de los Criollos de Caguas.

Mientras, Cora y Javier Báez ocuparon las primeras planas durante la temporada de Grandes Ligas por sus brillantes desempeños en sus distintas ocupaciones.

Báez tuvo un año de ensueño con los Cachorros de Chicago. El bayamonés finalizó la campaña con promedio de .290, 34 jonrones y 111 remolcadas —líder en ese departamento en la Liga Nacional. Estuvo entre los finalistas para el premio de Jugador Más Valioso de la Liga Nacional, pero fue superado por Christian Yelich. Báez, además, ganó el primer Bate de Plata de su carrera.

Dentro de las líneas no hubo una figura boricua más destacada que “El Mago”, apodo que se le dio por sus acrobáticas jugadas alrededor de la segunda base y del campocorto.

El año de Alex Cora

Pero el 2018 será recordado en la historia como el año de Alex Cora, quien en su primera experiencia como dirigente en las Mayores guió a los Medias Rojas de Boston al título de la Serie Mundial.

Dirigiendo a una de las franquicias más emblemáticas de las Grandes Ligas, Cora llevó a su equipo a finalizar con récord de 108-54, una marca de victorias para los Medias Rojas.

Exhibiendo grandes dotes de comunicador y dirigiendo de forma agresiva y atrevida, Cora logró llevar a su equipo a galopar en los playoffs al compilar marca de 11-3 para conquistar el Clásico de Otoño.

Fue la primera ocasión que un dirigente boricua logra la hazaña de llevar a un equipo hasta la Serie Mundial, y luego ganarla.

Vale la pena destacar también que Dave Martínez, de ascendencia boricua, también dirigió este año en las Mayores con los Nationals de Washington.

En el campo de juego, los boricuas tuvieron actuaciones meritorias, pero fueron Báez, Francisco Lindor y Edwin Díaz los que llevaron la voz cantante.

Otro de los que registró una temporada de ensueño fue el taponero naguabeño Díaz, quien fue escogido como el Relevista del Año de la Liga Americana al totalizar 57 rescates con los Marneros de Seattle.

El “Sugar”, quien hace unas semanas fue cambiado de los Marineros a los Mets de Nueva York, estableció de paso una marca de juegos salvados para un boricua. La misma estaba en manos de Roberto Hernández con 43.

El récord de todos los tiempos sigue en poder del venezolano Francisco Rodríguez con 62.

“Orgullo para todos nosotros”

Para Eduardo Pérez, exjugador y analista de ESPN, el año fue de mucho orgullo para la pelota puertorriqueña.

“Hemos tenido dos años (buenos) seguidos. Es un orgullo para todos nosotros. Cada mes, cada día, había un puertorriqueño distinto como héroe en los juegos. Me da un orgullo tremendo. Si no es Sugar o Alex, era Christian Vázquez o Bebo Pérez. Estamos representados en todos los aspectos”, destacó Pérez.

Son tantos... José Berríos, Eddie Rosario... A la verdad que me da un orgullo increíble. De ver y saber que hay mucho por delante”.

Para Pérez, el primer gran momento para Puerto Rico en el béisbol del 2018 fue el cuadrangular que conectó Lindor en el estadio Hiram Bithorn el pasado 17 de abril, cuando los Indios de Cleveland y los Mellizos de Minnesota se enfrentaron en el primero de dos desafíos en suelo borincano.

Lindor la sacó por el predio derecho con uno a bordo para el delirio de las 18,000 personas que habían esa noche en el estadio.

“Todavía me emociona. Es uno de los highlights de todo el año. Y no solo tienes que ser de Puerto Rico para acordarte de eso. He hablado con muchos y me hablan de ese jonrón de Lindor en Puerto Rico”, recordó con mucha emoción.

Ese fue el momento. No se sabía si se iba a jugar. La emoción de Francisco corriendo las bases. Tuvo más significado porque fue en Puerto Rico. La alegría corriendo las bases, ver a su mamá, la emoción de haberlo hecho ahí... El jonrón de Francisco puso todo en perspectiva”, rememoró Pérez.

Mientras, la hazaña de Cora fue resaltada por Pérez más allá de haber ganado la Serie Mundial.

“Alex demostró que los puertorriqueños sabemos dirigir. Eso lo llevó a otro nivel, pero no solo el campeonato, sino que le permitieran que el trofeo pudiera llegar a Puerto Rico”.

El nombramiento de Charlie Montoyo como dirigente de los Azulejos de Toronto fue otra de las noticias positivas para Borinquen en el 2018. Esto llevará a la isla a tener tresmanagers en el 2019.

Segundo título de Serie del Caribe seguido

En otros sucesos beisboleros, el 2018 abrió con la revalidación de la novena de Puerto Rico, representado por los Criollos, del título de la Serie del Caribe.

Por segundo año seguido, los Criollos se llevaron la corona, en esta ocasión en el juego final ante la República Dominicana.

Fue la primera ocasión que Puerto Rico logra dos cetros en línea desde que lo hizo en las ediciones de 1992 y 1993.

Oro Centroamericano

En julio, Puerto Rico ganó la medalla de oro en el torneo de béisbol de los Juegos Centroamericanos celebrados en la ciudad colombiana de Barranquillas.

Dirigidos por Juan “Igor” González, los boricuas lograron su primera presea dorada centroamericana desde el 2002. Puerto Rico concluyó con marca de 5-2.


💬Ver 0 comentarios