La novena de Cuba cargó con el cetro caribeño en la justa de 2015 celebrada en el estadio Hiram Bithorn. (Xavier J. Araújo Berríos)

La ausencia de Cuba de la Serie del Caribe 2020, que se celebrará en San Juan en febrero, no debería provocar la pérdida de lustre de esta justa deportiva, toda vez que el torneo mantiene su competitividad con la inclusión de Colombia.

Al menos esa es la opinión de Juan A. Flores Galarza, presidente de la Liga de Béisbol Profesional Roberto Clemente (LBPRC), y de Anaymir “Tuti” Muñoz, vicepresidenta de MB Sports, empresa promotora que organiza el evento en la isla.

En entrevistas telefónicas con El Nuevo Día ambos funcionarios lamentaron toda la situación y apostaron a que el apoyo del público -particularmente la fanaticada boricua- se mantendrá inalterado. Asimismo, explicaron que el principal escollo para que la delegación cubana pudiera tener sus visas a tiempo se debió a que el torneo federativo de ese país finaliza el 28 de enero, días antes del inicio de la Serie del Caribe en el estadio Hiram Bithorn.

“No creo que el torneo pierda lustre”, expresó Flores Galarza, quien como presidente de la LBPRC es miembro de la Junta de Directores de la Confederación de Béisbol Profesional del Caribe (CBPC), quien es el organismo rector del torneo de naciones latinoamericanas.

“El béisbol colombiano es bueno. Ellos participan de la Serie Latinoamericana, que reúne anualmente a los equipos ganadores de las ligas invernales profesionales de los países que integran la Asociación Latinoamericana de Béisbol Profesional, y ellos han lucido muy bien. Además, en los Juegos Centroamericanos de Barranquilla de 2018 ellos ganaron bronce y muchos jugadores colombianos reforzaron el equipo de Panamá que el año pasado ganó la Serie de Caribe. Así que la calidad no se afectará”, insistió Flores Galarza.

Según expuso el director del béisbol nacional, los cubanos comenzaron a hacer gestiones por su cuenta para obtener el visado necesario para entrar a Puerto Rico, que es un territorio estadounidense. Posteriormente, la Federación Cubana de Béisbol (FCB) le pidió ayuda a la CBPC porque confrontaron dificultades para comenzar el proceso. En ese momento, la Confederación les presentó el mismo procedimiento que se ha seguido con Venezuela. Este consiste en que viajen al Consulado General en la República Dominicana para la entrevista de rigor con todos los miembros de la delegación.

Flores Galarza dijo que Cuba señaló que este proceso era oneroso porque los llevaba a viajar a Dominicana y regresar a Cuba para luego volar a Puerto Rico sin una expectativa de que les aprobaran las visas a tiempo pues el torneo cubano termina el 28 de enero y la Serie del Caribe comienza el 1 de febrero.

De hecho, este punto fue mencionado por la CBPC en el comunicado de prensa que emitieron este domingo para dar a conocer de la ausencia de Cuba y la invitación de Colombia para sustituirlo.

“Aún cuando las autoridades migratorias del gobierno de los Estados Unidos, a través del Consulado General en República Dominicana, brindaron todas las facilidades para permitir el trámite de visa para la delegación cubana que asistiría a San Juan, haciendo los trámites en Santo Domingo, la obtención de visas para la delegación cubana se dificultó, dado que los tiempos en que termina su torneo y logística de traslados, hacían improbable asegurar el visado completo antes de iniciar el evento en Puerto Rico”, estableció la CBPC en su declaración escrita.

Por su parte, la FCB desmintió las expresiones de la CBPC y de su presidente, Juan Francisco Puello, y aseguró que la decisión del ente deportivo caribeño “se produce cediendo a las presiones arbitrarias del gobierno de Estados Unidos y se suma a otras acciones engañosas de su Comisionado, quien también ha obstaculizado la membresía plena de Cuba en esta organización genuinamente caribeña”.

La información en torno a que Cuba no estará presente en el longevo torneo comenzó a circular -precisamente- ayer cuando la FCB emitió un comunicado en el que daba cuenta de esta situación y sostenía que la Confederación se disponía a invitar a la delegación de Colombia.

Las relaciones bilaterales entre Cuba y Estados Unidos han estado llenas de discrepancias históricos que parecieron suavizarse durante la administración del presidente estadounidense Barack Obama (2009-2017), pero que volvieron a encenderse tras la elección del actual mandatario, Donald Trump.

¿Dónde quedan los fanáticos?

Tanto Galarza como Muñoz reconocieron que los fanáticos podrían sentirse desanimados porque Cuba ganó su última Serie del Caribe en San Juan en 2015. Sin embargo, apostaron a que los boricuas apoyarán a su equipo y a que la comunidad colombiana llegue al parque.

Esto sigue siendo un torneo de seis países. Aquí hay una comunidad colombiana grande, y ellos son fanáticos de la pelota. No creo que esto cause una reacción negativa. A lo mejor decepción de algunos fanáticos, que les hubiera gustado ver a Cuba. Pero a la misma vez sigue siendo un evento de béisbol competitivo. Además, está el equipo local y esperamos el respaldo acostumbrado de la fanaticada”, agregó la ejecutiva.

Muñoz sostuvo que desde el 31 de diciembre pasado la Confederación les puso sobreaviso de que podría haber problemas con el visado de la novena cubana. Sin embargo, la confirmación sobre la salida de Cuba y la inclusión de Colombia se las hicieron llegar ayer, sábado. Al momento, Muñoz desconoce si esta situación ha provocado algún problema con la boletería.

Sobre este punto, Muñoz informó que los boletos para los partidos de Cuba serán honrados para la fecha y hora del juego donde ahora participará Colombia. Recordó que las personas que no deseen asistir al juego, tendrán hasta las 5:00 p.m. del lunes, 20 de enero para reclamar su reembolso o cambio para otro juego.


💬Ver 0 comentarios