(semisquare-x3)
Iván De Jesús Jr. de los Cangrejeros de Santurce de Puerto Rico se retira tras perder 5-4 ante las Estrellas Orientales de República Dominicana. (Agencia EFE)

Ciudad de Panamá - Los jugadores de los Cangrejeros lamentaron el viernes la eliminación prematura de Puerto Rico en la Serie del Caribe que se celebra en el Estadio Nacional Rod Carew en Panamá.

El jueves, Puerto Rico desperdició una ventaja de 4-3 en la octava entrada contra República Dominicana para el tercer revés consecutivo en el certamen caribeño. Con marca de 0-3, la novena boricua perdió toda posibilidad de ganar el grupo B, compuesto por la Estrellas Orientales y los anfitriones Toros de Herrera.

Dominicana (2-1) buscaba el viernes seguir con vida en el torneo frente a Panamá (2-0) en la penúltima fecha de la fase de llaves antes de la final del domingo.

“Teníamos el grupo más fácil. Al final, no bateamos y dejamos ir los juegos. Será el año que viene que (la serie) es en casa”, expresó Jesmuel Valentín, jugador refuerzo de los Cangrejeros, sobre el evento que se celebrará en San Juan en 2020.

Puerto Rico falló en ganar el campeonato por tercer año consecutivo, gesta que logró por primera vez entre 1953-55. Los Criollos de Caguas festejaron dos coronas seguidas en 2017 y 2018 para acabar con una sequía de títulos que se extendió desde el 2000.

“Es parte del juego. Uno gana y uno pierde. Nos tocó a nosotros. Jugamos la pelota bien, como uno sabe jugarla, pero no nos salieron las cosas. El trabajo que uno hizo no se siente realizado”, dijo David Vidal, miembro de la escuadra criolla que alzó los trofeos y el bateador más consistente del Puerto Rico en esta edición (5-10 con un doble y tres carreras impulsadas).

Puerto Rico cayó 3-1 en el partido inaugural frente a los quisqueyanos en un encuentro que solo conectaron un hit. El segundo juego frente a Panamá, los Cangrejeros gozaban de una ventaja de 6-1 con dos outs en la octava entrada pro el relevo boricua se desplomó y los locales remontaron 8-7 para Puerto Rico sufrir una de sus peores derrotas en la historia de la Serie del Caribe.

El jueves, Puerto Rico hizo todo lo posible para seguir con vida en el torneo en su segundo duelo contra Dominicana.

Los Cangrejeros recuperaron el contacto con la pelota, fueron agresivos y robaron bases, tocaron la bola y el veterano abridor Fernando Cabrera rindió por seis entradas. Al final, su talón de Aquiles fueron sus relevistas, quienes fallaron en mantener la ventaja definitiva en los últimos episodios.

“Traté de forzar el juego temprano. Los muchachos hicieron el trabajo, pero el pitcheo nos falló en las últimas dos entradas. Hicieron un esfuerzo bueno, pero tanto el equipo de Dominicana como Panamá no se han quitado. Creo que ha sido una buena serie, queremos terminar ganando (el sábado frente a Panamá). No me puedo quejare del trabajo de los muchachos”, expresó el dirigente de los Cangrejeros Carmelo Martínez. 

“Es otra experiencia dirigir a unos muchachos que estaban dando el 100 por ciento. El ánimo en el dugout era buenísimo, jugadores jóvenes. Fue una experiencia que me puede ayudar a mí como tanto a ellos”, resumió.

Puerto Rico logró llegar a la octava entrada frente a las Estrellas Orientales con una ventaja de 4-3. Habían conectado 12 hits, más imparables conseguidos que la combinación de sus primeros dos juegos (8). Además, hurtó cuatro almohadillas.

Empero, Fernando Cruz volvió a lucir errático como relevista y permitió la carrera del empate producto de Aneury Tavárez. Nicholas Padilla entró al noveno episodio, pero fue castigado por la ofensiva dominicana para acabar el duelo con un indiscutible profundo de Junior Lake que dejó a los boricuas en el terreno de juego.

En tres partidos, los relevista cangrejeros permitieron 10 carreras.

“El equipo depende del pitcheo. Siempre ha sido así. El bullpen de Puerto Rico ha sido fuerte en los pasados años. El bullpen trató de hacer lo mejor que pudo y lamentablemente no salió. Ellos no estaban ansiosos ni nerviosos. Simplemente, las cosas no salieron. Ese grupo de muchachos trabaja duro y todo el año lo han hecho bien. Porque en este momento fallaron no significa que no estaban preparados para esta situación”, recalcó Iván Maldonado, quien fue el abridor del segundo juego. 

Dominicana puede seguir con sus aspiraciones a la final de la Serie del Caribe si vence el viernes a Panamá. El sábado, los Cangrejeros pueden complicar el panorama si derrotan a los anfitriones.

“Trataremos de eliminar a alguien”, expresó Martínez.


💬Ver 0 comentarios