(semisquare-x3)
Yulieski Gurriel, inicialista de los Astros, representó a Cuba en múltiples Clásicos. (Suministrada)

LA HABANA, Cuba.- La firma del pacto entre Major League Baseball (MLB) y la Federación Cubana de Béisbol (FCB) para regular la contratación de jugadores provenientes de Cuba ha sido acogido con beneplácito por los fanáticos de la pelota en la isla, que sueñan con ver a las estrellas nacidas en Cuba que están en las Mayores vistiendo de nuevo la franela del Equipo Nacional, algo que no está recogido en el acuerdo.

En las calles cubanas no se habla de otra cosa que del acuerdo y, al menos de momento, la discusión sobre el matrimonio gay, la reforma constitucional o la tormenta subtropical que se acercaba a la isla dejaban de ser importantes.

En programas de radio y televisión, barras y restaurantes, casas y oficinas, el tema del béisbol era obligatorio por su trascendencia y por el mensaje que envía en momentos en que las relaciones entre Cuba y Estados Unidos pasan por un mal momento.

En la famosa Esquina Caliente del Parque Central de La Habana, el acuerdo era, por supuesto, tema obligatorio, aunque centrado en el deseo de los cubanos de ver lo que llaman un Equio Nacional unificado, entre los que se fueron antes y los que se quedaron.

“Mi vida es el béisbol porque no puedo vivir sin eso, soy el organizador de esta peña, pero hay cosas de este acuerdo que no acabo de entender”, dijo José Antonio Almenares a El Nuevo Día.

“¿Por qué no incluyeron en el contrato a los peloteros que se fueron antes, porque todo el mundo sabe que con estos peloteros que tenemos ahora no vamos a clasificar para las Olimpiadas?”, cuestionó sobre el punto de que el acuerdo no cobija a quienes se fueron de Cuba antes por medios ilegales o abandonando una delegación, como es el caso de los hermanos Yulieski y Lourdes Gurriel, José Abreu, Yasiel Puig y Aroldis Chapman, entre otros.

Al candente tema se unió Leandro Morales, quien afirmó que quienes se marcharon antes del acuerdo “son cubanos y nunca van a dejar de ser cubanos. Se fueron por diferentes vías, porque estaban cumpliendo sus sueños, era su objetivo, no porque estén en desacuerdo con este sistema, ni con este país. Tenemos que sumar, nosotros siempre hemos estado acostumbrados a sumar, no a restar. Todos los cubanos son cubanos, donde quiera que estén”.

Mientras, para Raúl Álvarez todos quieren que en el Equipo Nacional estén los mejores, los que ya están al máximo nivel.

“Como pasa en el mundo entero y nosotros somos los que estamos en una bronca del mono con las manos amarradas. Hay muchísimos atletas que sufrieron aquí porque no lo llevaban a equipos nacionales, sintieron que fueron injustos con ellos y allí se hicieron justicia. Y si ahora tienen la posibilidad de representar a nuestro país, creo que se van a revindicar un poco más con su afición, con el país y es beneficioso para todos.La afición cubana está sufriendo mucho, porque cada vez que vamos a un torneo es a pasar pena. En Cuba ha habido, hay y seguirá habiendo talento. Es una islita que tu das una patada y no sale uno, salen diez peloteros”, indicó.

Su otra preocupación se centra en la calidad que tendrá en lo adelante la Serie Nacional, “porque el acuerdo es beneficioso para los jugadores, para el nivel del béisbol, pero los más talentosos buscarán la forma de conseguir un contrato fuera”.

“La mayoría de la ligas del Caribe son invernales y cuando Puerto Rico, Venezuela y Dominicana se lleven los peloteros de aquí, ¿con qué nos quedamos para jugar la Serie Nacional? Ahora mismo, con Japón que es una liga de verano, a los peloteros no les da la gana de jugar, pero la mayoría de mayor calidad son invernales y si sus escuchas tienen la oportunidad de llevarse a peloteros de 27 y 28 años que ya están maduros, ¿qué nos queda a nosotros?”, reflexiona Ciro Lopetegui.

Los aficionados reunidos en la peña también se mostraron escépticos con los beneficios económicos que reportaría el convenio, por la poca información que poseen sobre el destino de esos ingresos. Pero en contraste, muchos tienen la esperanza de que este paso, que consideran de mucha importancia, sirva como punto de partida para otras decisiones trascendentales que son necesarias para el deporte en la isla.

“En sentido general el deporte cubano ha caído al piso y es también nuestra culpa. Italia no nos bloquea y por qué los voleibolistas que están allá no representan a Cuba, los balonmanistas que están por Europa. No es solo culpar al bloqueo, a la MLB. ¿Por qué todos esos atletas que están por ahí no pueden venir a representarnos?”, se preguntó Ciro Lopetegui.

Los peloteros y expeloteros cubanos que están fuera de Cuba acogieron el acuerdo con euforia, pues entienden que las nuevas generaciones no tendrán que pasar los calvarios que muchos de ellos vivieron.

A través de redes sociales, o en declaraciones a diversos medios de prensa, muchos celebraron la noticia, sobre todo aquellos que tuvieron que burlar enormes peligros que a partir de ahora disminuirán notablemente con la posibilidad de un tránsito legal y ordenado hacia el mejor béisbol del mundo.

“Para estos muchachos jóvenes, si las cosas funcionan correctamente, será muy bueno. Además, esto es oxígeno para el béisbol cubano, y creo que lo necesitaba mucho”, expresó Orlando “El Duque” Hernández, ganador de cuatro anillos de Serie Mundial después de salir ilegalmente del país. “Esto debió haber ocurrido hace años”, sentenció el exlanzador de Industriales antes de ser suspendido en el béisbol cubano.

Sobre la misma cuerda andan las palabras de José “Pito” Abreu, uno de los que en su momento fue llamado a declarar en un juicio por un caso de tráfico de personas, la vía por la que llegó a los Estados Unidos.

“Saber que la próxima generación de jugadores debéisbol cubanos no deberá pasar por el sufrimiento que experimentaron los jugadores cubanos del pasado es la realización de un sueño imposible para todos nosotros. Por fin acabará la explotación por parte de contrabandistas y agencias sin escrúpulos que se aprovechaban de los peloteros cubanos. A la fecha, sigo siendo acosado por ellos”, afirmó el cienfueguero.

Otro que vivió una odisea para concretar su sueños y que ahora se suma a la ola de felicitaciones fue Yasiel Puig, quien dijo que “quiero agradecer a todos los involucrados que hicieron esto posible y hacerlo de manera personal por permitirles a los peloteros cubanos que puedan venir y mostrar su talento aquí. Gracias”.

El santiaguero Adeiny Hechevarría, el matancero Guillermo Heredia, el villaclareño Leonys Martín y hasta una leyenda como Luis Tiant, no desaprovecharon la ocasión para manifestar su entusiasmo. Este último consideró la jornada como “un día muy feliz para el gran juego que compartimos. Estoy feliz de que la próxima generación de peloteros cubanos, que solo desean triunfar en Grandes Ligas, tendrán una ruta más segura hacia sus sueños’’.


💬Ver 0 comentarios