Madison Bumgarner durante la conferencia de prensa de su presentación con los Diamondbacks. (AP)

Phoenix— El primer acto en la carrera de Madison Bumgarner consistió en 11 temporadas exitosas, que incluyeron tres títulos de la Serie Mundial con los Giants de San Francisco. El zurdo de 30 años confía en que el segundo acto sea igual de memorable, ahora con Arizona.

Los Diamondbacks formalizaron el martes su contrato por cinco años y 85 millones de dólares con el Jugador Más Valioso de la Serie Mundial de 2014, y presentaron a su nuevo as en el Chase Field.

“Antes que nada, ganar es lo que motivó toda esta decisión, y estar con un equipo que, en mi opinión, juega con mi estilo de béisbol. Juega como a mí me gusta jugar”, comentó Bumgarner.

El convenio de Bumgarner le pagará seis millones de dólares el año próximo, 19 millones en 2021, 23 millones en 2022, la misma cifra en 2023, así como 14 millones en 2024. Arizona diferirá cinco millones anuales, de 2021 a 2023, y ese dinero se entregará cada 1 de noviembre, de 2025 al 27.

Asimismo, el lanzador contará con una suite de hotel en las ciudades donde juegue como visitante, el derecho de bloquear canjes hacia cinco clubes y cuatro butacas en lugares privilegiados para todos los juegos.

Bumgarner dijo que Arizona fue su primera opción cuando habló con su agente sobre posibles destinos. Añadió que, “definitivamente había dejado algo de dinero sobre la mesa” para llegar a los Diamondbacks.

El pitcher originario del estado de Carolina del Norte explicó que siempre ha disfrutado de Arizona durante la pretemporada, cuando estaba con los Giants. Añadió que solía alquilar un lugar en el área de Phoenix, para llevar a su familia.

Ahora, está ansioso por debutar en su segundo hogar.

La transacción se oficializó dos días después de que ambas partes llegaron a un acuerdo que dependía de la aprobación de los exámenes médicos. Se trata de una incorporación significativa conseguida por el gerente general Mike Hazen.

El zurdo se unirá a una rotación que incluiría también a Robbie Ray, Zac Gallen, Mike Leake, Merrill Kelly o Alex Young.

Hazen dijo que el equipo no tenía en mente a Bumgarner cuando comenzó el receso entre campañas. Pero una vez que comenzaron las conversaciones, se volvió evidente que el lanzador era idóneo para la organización.

“Su presencia, su liderazgo, ciertamente sus números, todo lo que hemos visto con el éxito que él logró en los Gigantes de San Francisco, nos hizo sentir que era una gran adición para nosotros”, indicó el dirigente.

La decisión es algo intrigante para los Diamondbacks, que difícilmente pueden describirse como un equipo de mercado grande o pequeño. Ocasionalmente, se han lanzado a hacer grandes compras en el mercado de agentes libres, como antes de la temporada 2016, cuando pactaron con Zack Greinke por seis años y 206.5 millones de dólares. Pero habitualmente cuentan con una nómina mediana.

Arizona finalizó la temporada anterior con una foja de 85-77. En julio, cedió a Greinke mediante un canje con Houston.

Ahora, los Diamondbacks buscan construir una rotación que haga frente a los Dodgers de Los Ángeles, quienes ganaron 106 juegos la temporada anterior para conquistar su séptimo cetro de la División Oeste de la Liga Nacional en forma consecutiva.

Si los Diamondbacks pueden llegar a la postemporada, la presencia de Bumgarner resultaría invaluable. Se le recuerda más por su desempeño en los playoffs _tiene una foja de 4-0 con un memorable salvamento en un séptimo juego y una efectividad de 0.25 en Serie Mundial. Ha lanzado dos blanqueadas en juegos de comodín del Viejo Circuito.

Bumgarner igualó la mayor cifra de su carrera con 34 aperturas el año pasado. Dejó atrás así dos campañas frustrantes, abreviadas por las lesiones.

Ganó 119 encuentros y tiene una efectividad de 3.13 de por vida con los Giants. Afirmó que le encantó su estadía en San Francisco, y agradeció a los fanáticos por el apoyo que le brindaron durante más de una década.

En ese tiempo, los Giants conquistaron la Serie Mundial de 2010, 2012 y 2014.


💬Ver 0 comentarios