Ozzie Guillén, derecha, junto a su hijo Ozney. (Juan Luis Martínez Pérez)

Para Ozzie Guillén, la culpa del escándalo de robo de señales en las Grandes Ligas no debe caer solo en los hombros del boricua Alex Cora.

El venezolano, primero latinoamericano en ganar una Serie Mundial como dirigente con los White Sox de Chicago en 2005, lamentó el lunes el momento difícil que atraviesa la carrera de Cora a la misma vez que aplaudió a las Mayores por tomar acción con los señalamientos hacia los Astros de Houston de 2017.

Alex Cora es mi hijo. Nosotros cuando estamos en suelo nos caen a patadas. No estoy disculpándolo porque es un tema bastante difícil para mí absorberlo. Lo puedo defender y dicen que es porque es mi pana y latinoamericano, pero le estamos poniendo el dedo en la llaga a alguien que fue cómplice y materialista de todo lo que ha pasado”, expresó Guillén en una rueda de prensa durante el tercer día de la Serie del Caribe en el estadio Hiram Bithorn.

“Esto es un grupo de personas. Lamentablemente, nos tocó a nosotros esta nube negra encima con lo de Alex, con lo de Beltrán. ¿Es vergonzoso? Seguro, siente vergüenza como hombre del béisbol. Su hermano y pana de la familia de Alex, pero no le voy a dar la espalda. No estoy de acuerdo con lo que se hizo. No voy a apoyar la llaguita de uno solo”, agregó.

Los hallazgos de la investigación de las Grandes Ligas a raíz de una confesión del relevista Mike Friers en un artículo del portal The Athletic reveló que los Astros hurtaron señas con aparatos electrónicos en el año que ganaron la Serie Mundial. Cora era en aquel entonces coach de banca y Carlos Beltrán jugaba su último año.

La publicación de informe provocó la suspensión del dirigente de Houston A.J. Hinch y el gerente general Jeff Luhnow, quienes ambos luego fueron despedidos por Houston. Cora, por su parte, dejó su puesto como dirigente de los Red Sox de Boston al ser señalado como el autor del esquema. Beltrán, por su parte, hizo lo mismo sin poder dirigir un encuentro como piloto de los Mets de Nueva York.

Fuera del Beltrán, ningún jugador de los Astros fue amonestado.

El castigo hacia Cora aún no ha bajado debido a que las Mayores realizan una investigación a los Red Sox de Boston que ganaron la Serie Mundial en 2018 bajo el mandato del puertorriqueño.

“No porque estoy en Puerto Rico y soy amigo de Alex y Beltrán, pero creo que las Grandes Ligas hizo un buen trabajo de hacer lo que hizo. Creo que tiene que hacer más. No se pueden olvidar las cosas malas. Hay que aprender de todo esto y lamentablemente le pasó a uno de mis mejores amigos. No estoy de acuerdo con lo que hizo, pero no podemos darle a la piñata. Recuerdo lo que hizo Alex Cora por este país y hay que sentirse orgulloso. No por lo que hizo ahora, pero es lamentable, y espero que la nube negra se vaya pronto”, indicó Guillén.

Guillén, de 56 años y quien jugó en las Mayores por 16 temporadas- además de dirigir a los White Sox de 2004 a 2011 y a los Marlins en 2012- espera que tanto Cora como Beltrán puedan conseguir trabajo después del mal rato.

“Si a Hinch le dan trabajo de nuevo y a Cora no, entonces ahí hay racismo. No me gusta tocar ese tema porque no he sufrido de racismo en Estados Unidos. Pero si alguien de Houston regresa y no le dan la oportunidad a los de nosotros, ya es un problema dirigente. Siempre creo en las segundas oportunidades. Alex Cora vive, respira, orina y come béisbol. Nos estamos enfocando más en Alex y el béisbol entero hay que mejorarlo”, opinó.

“Creo que Luis Rojas (nuevo dirigente de los Mets) está un poco mejor preparado que Beltrán. Ha estado toda la vida subiendo las escaleras para llegar donde está. A Beltrán se lo dieron porque el equipo creía que iba a mejorar con una figura como Carlos. Admiro a Carlos. Es mi pana, es latino y nos tenemos que ayudar. Creo que sí, que puede volver. Ellos han tomado este problema con mucha responsabilidad y lo admiro”, añadió.

Guillén llegó a Puerto Rico para ver a su hijo, Ozney, dirigir a los Vaqueros de Montería en el clásico caribeño. Es la primera vez en la historia que se presenta un equipo colombiano en el torneo.

“Vi los últimos tres partidos de los Vaqueros para ganar el campeonato y nunca había llorado en el terreno de juego. Para nada. Para mí fue mejor que la Serie Mundial. Muy apoteósico y apasionante para mi familia. Uno siempre quiere que a los hijos les salgan las cosas bien. Ozney y el equipo hizo un trabajo impresionante”, expresó.


💬Ver 0 comentarios