Juan Centeno admitió que se dio cuenta sobre los esquemas de robos de señales en agosto del 2017, la segunda vez que fue ascendido por los Astros de Houston a las Mayores. (AP)

A medida que pasan los días, el tema del operativo de los Astros de Houston para robar señales por medios tecnológicos en el 2017 continúa agregando capítulos penosos y divulgaciones de parte de algunos peloteros que formaron parte de la plantilla en esa ocasión.

Ayer, el receptor reserva puertorriqueño Juan Centeno, quien en el 2017 jugó con los Astros, admitió tener conocimiento de los esquemas que terminaron en una investigación de Major League y que involucraron a sus compatriotas Alex Cora (coach del banco) y Carlos Beltrán (jugador).

En una entrevista con The Boston Globe, Centeno, quien está como jugador fuera de roster con los Red Sox de Boston en los campos de entrenamiento, indicó que se dio cuenta de dicho operativo la segunda ocasión que fue ascendido en agosto de ese año.

Fue en ese momento que supo que dentro de uno de los esquemas se proveía la forma de robarle las señas al receptor contrario a través de cámaras de vídeo instaladas en el dugout del Minute Maid.

“Ellos no lo estuvieron haciendo la primera vez que me subieron (mayo), pero cuando regresé (agosto), lo estaban haciendo. Todo el mundo lo sabía”, admitió Centeno a The Boston Globe.

El receptor boricua admitió que no se sintió a gusto con lo que estaba viendo en el equipo, pero no protestó ya que no deseaba crear ningún tipo de animosidad en el clubhouse.

“Eso no estaba bien. Yo lo sabía. Pero ¿qué podía decir? Uno puede robar señales si estás corriendo en segunda base si estás viendo al receptor. Pero lo que ellos estaban haciendo era diferente”.

Centeno, de 27 años, quien jugó en la postemporada del 2017 con los Astros en ruta a ganar la Serie Mundial, admitió que se benefició de dichos esquemas y ofreció disculpas a los lanzadores contrarios.

“Quizás conseguí algunos imparables porque sabía el pitcheo que venía. Probablemente lo hice. Pero quiero ofrecer disculpas a los lanzadores. Eso no estuvo bien”.

Las palabras de Centeno tienen una base sólida. Como receptor reconoce lo difícil que es para un jugador de su posición el poder proteger las señas de sus contrarios. Es por ello que insiste que no fue correcto el proceder del equipo.

“Yo soy receptor y sé lo difícil que es bregar con las señales. Nosotros tenemos que estar cambiándola siempre y estar pendiente con lo que está haciendo el otro equipo. Esto no es bueno para el juego”, agregó Centeno al reputado diario bostoniano.

“Espero que el béisbol pueda arreglar esto y que se asegure que los equipos no lo hagan nuevamente. Esto no es bueno para el deporte. Me encantó jugar para los Astros, pero lo que ellos hicieron estuvo mal”.

Los comentarios de Centeno surge un día después de que un informe de The Athletic señalara que Beltrán fue uno de los que llevó la voz cantante en los esquemas y que incluso fue confrontado por el entonces receptor Brian McCaan, pero éste hizo caso omiso para detener la práctica.

Como resultado de la investigación de Major League, el dirigente A.J. Hinch y el gerente general Jeff Luhnow fueron suspendidos por un año por el comisionado Rob Manfred y despedidos inmediatamente por los dueños de los Astros.

Por su parte, MLB está a la espera de culminar una investigación parecida con los Red Sox del 2018 para determinar el grado de castigo que le será impuesto a Cora.


💬Ver 0 comentarios