Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

Francisco Lindor perfila como la gran figura del equipo boricua para el Clásico Mundial en el 2023.
Francisco Lindor perfila como la gran figura del equipo boricua para el Clásico Mundial en el 2023. (Ramón “Tonito” Zayas)

La decisión de posponer la quinta edición del Clásico Mundial de Béisbol privará a los fanáticos boricuas de poder apreciar una vez más a la talentosa plantilla apodada ‘Team Rubio’ tras la magnífica actuación en el 2017.

La nueva fecha será en marzo del 2023, pendiente aún a anuncio oficial. Se espera que la mayoría de los integrantes -jugadores elites- que participaron en la pasada edición estén presentes, pero bajo condiciones algo distintas.

A continuación, la lista de los principales jugadores y su posible panorama.

Yadier Molina (receptor)

El capitán de la novena boricua podría ser el único integrante elite de la plantilla del 2017 que estaría en dudas para el 2023. Molina, quien ha estado presente en uniforme puertorriqueño en todas las ediciones, contará para el 2023 con 40 años. Carlos Beltrán conformó el estelar equipo a esa misma edad en el 2017, pero lo hizo como designado. Podría apostar a que Molina, si está saludable, querrá jugar en el 2023 en manera de despedida del béisbol, pero difícilmente pueda aparecer todos los días detrás del plato. Termina su contrato con San Luis este año, pero ya adelantó que, de no recibir una oferta del equipo, buscaría un contrato en otro lugar por dos años.

Francisco Lindor (campocorto) 

Con 29 años, el cotizado torpedero debe estar en el esplendor de su carrera como jugador en 2023. Sumaría ocho años de experiencia en las Grandes Ligas y posiblemente tendría  un contrato multianual cercano o superando los $30 millones anuales con alguna organización fuera de los Indians de Cleveland. El cagüeño debe ser la gran figura de la escuadra boricua en la quinta edición del Clásico Mundial. Lindor es agente libre una vez concluya la campaña del 2021, por lo que generará muchísimo interés en dicho mercado. En la pasada edición del clásico mundialista, Lindor cubrió el campocorto con Carlos Correa en la antesala. 

Javier Báez (jugador del cuadro) 

“El Mago” es otro de los miembros de la llamada ‘camada de oro’  que al llegar al 2023 deberá estar el mejor punto de su carrera. Con 30 años, Báez deberá formar parte de la combinación de dobles jugadas con Francisco Lindor o Carlos Correa, dependiendo cuál sea el caso en ese momento. También para ese momento, el bayamonés debería haber acordado su primer gran contrato multianual en las Grandes Ligas. Báez, quien es elegible para la agencia libre al concluir la temporada del 2021, está negociando un contrato multianual con los Cubs de Chicago. El coronavirus paró las negociaciones.


Carlos Correa (campocorto) 

Juegue en la tercera base o en el siore, el santaisabelino deberá estar en esa alineación del equipo puertorriqueño en la quinta edición del evento mundialista. Claro, a eso habrá de agregarle su disponibilidad en caso de presentarse alguna situación de lesión en el camino. Existe una posibilidad de que Correa pudiera estar experimentando oficialmente un cambio de posición a la tercera base en las Mayores. Ya en el Clásico del 2017 accedió a moverse a la antesala. Para el 2023, el espigado torpedero tendría 28 años y debería haber acordado un contrato multianual. Es agente libre luego de la temporada del 2021.


Eddie Rosario (guardabosques) 

El valioso jardinero de Guayama tendría 31 años cuando el telón baje en marzo de 2023 y esté próximo a comenzar su novena campaña en las Grandes Ligas. Rosario es un jugador que ha quedado a la sombra de las figuras de Francisco Lindor, Javier Báez y Carlos Correa, pero es, sin duda, uno de los bateadores más importantes en la alineación puertorriqueña. Y nuevamente debería estar sembrado en la próxima edición. También debería haber comenzado a gozar de su primer gran contrato. Es agente libre en el 2022. Aparte de darle poder a la alineación boricua, Rosario es un excelente jardinero defensivo. 

José Berríos (lanzador) 

De no tener problemas de lesiones y si su proceso de agencia libre no se complica, el derecho de los Twins de Minnesota deberá ser nuevamente el principal brazo de Puerto Rico. Berríos será agente libre al concluir la campaña del 2022 así que para marzo de 2023 debería haber resuelto su situación contractual. Será el primer gran contrato del veloz lanzador derecho. Pero la pregunta es mandatoria: ¿tendrá problemas con los Twins o con el nuevo equipo que lo firme para lanzar en el Clásico? Ha ocurrido en el pasado con otros jugadores que una vez firman contratos multianuales deciden no unirse a sus equipos en los Clásico. Eso estará por verse.


Edwin Díaz (relevista) 

El caso de ‘Sugar’ es bastante parecido al de su compatriota José Berríos. El taponero de bola endemoniada estará también en el proceso de agencia libre al concluir la campaña del 2022. Es casi seguro que para marzo de 2023 debería haber resuelto su situación, pero no hay una certeza. Bajo condiciones normales, Díaz debe ser el ‘apagafuegos’ de la novena boricua, pero habrá que cruzar los dedos para que el equipo que lo firme con  un contrato a largo plazo no le imponga condiciones que no le permitan participar. Díaz estará próximo a cumplir 29 años cuando se celebre la importante competencia.

Kike Hernández (jugador de utilidad) 

El versátil jugador sanjuanero es uno de los veteranos de la plantilla boricua. El carismático pelotero tendrá 31 años cuando se celebre el torneo mundialista en el 2023. Hernández, quien se desempeña tanto en el cuadro interior como en los jardines, se convertirá en agente libre tras concluir esta temporada, así que podría estar aún bajo su nuevo contrato para la fecha que comience el Clásico Mundial. Queda mucho béisbol en Hernández, quien para ese entonces irá a su novena campaña en las Mayores.